¿Cómo es Ánima, el bachillerato TIC de Uruguay?

Es el primer bachillerato gratuito de gestión privada y busca brindar formación especializada a jóvenes en situación de vulnerabilidad social. Comienza en febrero del 2016

De temprana internacionalización, la industria TIC uruguaya es una de las más grandes de América Latina, y tiene una gran necesidad de capital humano calificado.

Con este desafío en mente, en grupo de profesionales, empresarios y académicos creó Ánima, el primer Bachillerato TIC para jóvenes en situación del vulnerabilidad social.

Ánima es una Institución de educación formal, de enseñanza media superior, que ofrecerá dos opciones de formación: TICs, y Administración Financiera. Tendrá su sede en la calle Canelones 1158 y Héctor Gutiérrez Ruíz, y los cursos comienzan en febrero del 2016 con 75 alumnos en 4º año de bachillerato.



Como el primer bachillerato gratuito de gestión privada, la idea del espacio es aplicar metodologías de trabajo prácticas y armar distintos proyectos para ajustar la formación a las últimas necesidades de la industria tecnológica. De esta forma, los graduados salen altamente calificados para el entorno laboral.

"Ánima asume el compromiso de trabajar en la definición de los estándares de formación en diálogo con las empresas del sector, asegurando el desarrollo de las competencias necesarias para el adecuado desempeño laboral de los jóvenes en el mercado", explica Ximena Sommer Giambruno, directora del proyecto.

"Contamos con un equipo calificado para el acompañamiento del joven en sus procesos de aprendizaje y transición hacia el mundo laboral. Aseguraremos el mejor candidato a cada empresa según perfil y necesidades, dando seguimiento y acompañamiento de la práctica laboral en estrecha vinculación con los referentes empresariales, visitando periódicamente la empresa y respondiendo a todas sus necesidades", agrega.

El proyecto, además, convoca empresas que quieran colaborar como espacios de formación. Ánima busca acordar con compañías uruguayas del sector que quieran recibir uno o más jóvenes de cualquiera de las dos orientaciones uno o varios días a la semana.

El objetivo es lograr una mejor articulación de competencias entre educación y trabajo y también mejorar el proceso de reclutamiento y selección en las empresas. "Los jóvenes desempeñarán funciones laborales que contribuyan con su plan de formación y respondan a las necesidades de su negocio", concluye Giambruno.


Más información: www.anima.edu.uy.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores