Los smartphones "made in Argentina" están hasta un 30% más baratos

"Incluso más allá de 2023, cuando terminan los beneficios fiscales para la isla, creemos que es dable una industria electrónica si ajustamos algunas cosas", dijo Afarte

Los precios de los smartphones "made in Tierra del Fuego" están bajando.

Según un estudio de la Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales de Electrónica (AFARTE) publicado por La Nación, los precios de los equipos de telefonía celular fabricados en la provincia registraron una caída de entre el 11% y el 32% en lo que va del año.

El informe reúne los datos de las principales compañías con operaciones en la isla, y revela que modelos como el Samsung Galaxy J7 liberado –uno de los más usados en el país– pasó de costar $7859 en enero pasado a costar $7013,29 en septiembre, en las distintas cadenas de retail online.

El recorte de precios se vio aún más pronunciado en modelos como el LG K4, un smartphone de gama de entrada que pasó de $3518,9 a $2377,08, un 32% menos de lo que costaba cuando arrancó el año.

Sin embargo, uno de los casos más particulares fue el Samsung Galaxy S7 Edge, que en enero costaba unos $22.999 y cuyo sucesor, el Galaxy S8, hoy puede conseguirse a $19.832, es decir, un 14% más barato que el modelo anterior.

"Incluso más allá de 2023, cuando terminan los beneficios fiscales para la isla, creemos que es dable una industria electrónica si ajustamos algunas cosas", destacó Federico Hellmeyer, director ejecutivo de Afarte.

La tendencia, además, continúa achicando la "brecha" con los precios chilenos. En septiembre, un Galaxy S8 costaba en los locales domésticos –que son los que tiene el precio más caro–, unos 1133 dólares ($19.827), unos US$ 38 más que en Chile. De hecho, el LG K4 ya es más económico de este lado de la cordillera.

Los números fueron tomados sobre la base de los precios finales de contado para unos 13 puntos de venta online, incluyendo hipermercados como Jumbo, Carrefour y Walmart, y cadenas de electrodomésticos como Frávega, Garbarino, Musimundo, Rodó, Ribeiro, Falabella y Megatone.

Según Hellmayer, la industria argentina de smartphones espera cerrar el 2017 con ventas similares a las del año pasado. Sin embargo, hay preocupación por el fuerte aumento del contrabando de equipos. "La producción terminará el año en unos 9 o 9,5 millones de unidades", aseguró.

En concreto, el mercado local de smartphone podría cerrar el año con ventas de 12 millones de dispositivos, de los cuales menos de 10 millones son producidos en Tierra del Fuego, otros 500.000 son importados y el resto, entre 2,5 y 3 millones, entran al mercado de contrabando (ver también: ¿Qué espera la industria argentina de smartphones para el 2017?).


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores