La batalla que se verá por el mismo cable

Por Sebastián Premici
El mismo día en que el grupo Clarín se quedó con el 60% de las acciones de CableVisión, César Alierta, número uno de Telefónica, se reunió con Néstor Kirchner para hablar de nuevas inversiones y de la Ley de Telecomunicaciones. La batalla por el triple play y el control del cable acaba de sumar un nuevo capítulo y la hipótesis es la siguiente: concentración del cable a cambio del triple play para las telefónicas. Sólo una hipótesis.

Dos hechos importantes ocurrieron ayer, que vistos desprevenidamente, nada pueden tener que ver pero observados desde el prisma de la convergencia, sí. El grupo Clarín se quedó con el 60% de las acciones de CableVisión, operatoria en la que están involucradas Multicanal y Teledigital (una cablera del interior); Fibertel y Prima. La compra se llevó a cabo de la mano del fondo de inversiones Fintech. En un comunicado emitido por Clarín y el citado fondo, a partir de ahora ambas empresas (Cablevisión y Multicanal) conformarán “el primer sistema regional de televisión por cable y la primera red nacional privada alternativa para la prestación de servicios de valor agregado, como Internet y banda ancha”. El segundo hecho fue la reunión que César Alierta, presidente de Telefónica, mantuvo con Néstor Kirchner, donde entre otros temas, se habría hablado de la “nueva” Ley de Telecomunicaciones, es decir, el camino hacia el triple play para las telefónicas.

La operatoria final del Grupo Clarín tuvo varios pasos previos: primero el multimedia y Fintech adquirieron el 40% de las acciones que el grupo HM Capital (ex Hicks, Muse, Tate & Furst) tenía en CableVisión. Luego se incorporó a Multicanal al sistema, con la entrada de Fintech como accionista de esta última compañía, y la reducción de la participación de Clarín en la misma. Según publicó Ámbito Financiero el miércoles pasado, con esta jugada de compra (primero se buscó la fusión entre ambas empresas), Fintech y Clarín controlarán el 90% del servicio de cable del país.

Pero no todo es cable. Prima (la empresa de Clarín dueña de Flash, Ciudad Internet y Fullzero) y Cablevisión sumarían el 19% de los accesos pagos a Internet (Fuente: El Cronista). A partir de esta operación, el mega grupo tendrá una mayor capilaridad para competir en el terreno más preciado de la convergencia: la red de redes. De esta manera, podría hacerle frente a las pretensiones de triple play por parte de las dos telcos incumbentes, y las entrantes.

Moneda de cambio

¿Existirán las casualidades? Mientras todo esto ocurría, el presidente del Grupo Telefónica estaba reunido con Néstor Kirchner. El motivo del viaje del número uno de la telefónica fue informarle al Presidente de la Nación sobre las inversiones de la empresa para el año que viene. Pero hubo más. Según publicó Infobae en su versión online (ver aquí), temas como la Ley de Telecomunicaciones y la demanda ante el CIADI se habrían tocado. Es que el Gobierno se comprometió a enviar al Congreso un proyecto de Ley antes de fin de año, que contemple la posibilidad del triple play, es decir, que las empresas de telefonía pública puedan ofrecer contenidos audiovisuales y competir con los cableros.

Durante el Seminario realizado por Fecotel en julio (ver aquí) el interventor del COMFER aseguró que el tema del triple play era algo sumamente sensible, ya que corrían riesgo los pequeños cableros del interior. Punto aceptable. ¿Pero cómo se entiende la conformación de un conglomerado con el 90% del mercado del cable? Es sabido que la principal tensión en torno al triple play estaba centrada en Telecom - Telefónica y el Grupo Clarín.

Si Defensa del Consumidor da el visto bueno para la operatoria del Grupo Clarín, la moneda de cambio podría ser dejar de lado su presión para que no se modifique la Ley de Telecomunicaciones y Radiodifusión. Es decir, aceptaría una modificación de ambas leyes para que las telcos se metan en el negocio de los contenidos audiovisuales. Total, el cable ya será de Clarín, a lo que se le suma una gran capilaridad para llegar a los hogares con Internet. Sólo una hipótesis.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores