Nokia volvió con tres smartphones y el clásico 3310

La firma presentó los Nokia 6, 5 y 3 con una versión pura de Android 7, y una reedición del clásico Nokia 3310, que ofrece 31 días de batería y el juego de la vivorita

Nokia volvió oficialmente al mercado global de los smartphones en el Mobile World Congress, la gran feria de la industria móvil de Barcelona. Y para eso, apostó por el software puro y la vuelta de un clásico.

A través de HMD, el fabricante finlandés que licenció la marca el año pasado, la compañía presentó tres smartphones Android 7 sin modificaciones y la esperada remake del Nokia 3310, el legendario teléfono "indestructible".

Tres smartphones con Android "puro"

El primer smartphone Android es el Nokia 6, un terminal que Nokia presentó el año pasado en China y que hoy lanza oficialmente a todo el mundo. Está hecho de aluminio y tiene una pantalla de 5,5 pulgadas con una ligera curvatura en los laterales llamada “2.5D”; su cámara principal es de 16 megapíxeles y la frontal de 8 megapíxeles; la batería es de 3000 mAh.



Por dentro late un procesador Snapdragon 430 de ocho núcleos, que viene acompañado por 3 o 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento. Su precio varía entre los 229 euros y los 299 euros según la memoria.

En segundo lugar tenemos a Nokia 5, un teléfono más pequeño con una pantalla de 5,2 pulgadas que ofrece 2 GB de RAM, un procesador Snapdragon 430 y 16 GB de almacenamiento. Su diseño también es de aluminio –aunque con bordes curvos– y sus cámaras son de 13 megapixeles y otra frontal de 8 megapixeles. Costará 189 euros.



El que le sigue es Nokia 3, un modelo más básico –costará 139 euros– y que ofrece una pantalla de 5 pulgadas, 2 GB de RAM y un procesador Mediatek de cuatro núcleos. Su cuerpo no es de aluminio sino de plástico, y su cámara principal es de 8 megapixeles.



se entregaron los eCommerceAwards y el eCommerceStart up Competition

Confirmando los rumores, el fabricante revivió al legendario Nokia 3310, el segundo celular más vendido de la historia después del Nokia 1100, demostrando que aún hay cosas por hacer en el segmento de los teléfonos no inteligentes.

Apelando a la melancolía y a los mercados emergentes, el Nokia 3310 es un celular tipo candybar con una pantalla color de 2,4 pulgadas, conectividad 2G –funciona Facebook Mesenger y Opera Mini, pero no WhatsApp– y cámara de 2 megapíxeles.



Sin embargo, su gracia está en lo que antaño fue su fuerte: la batería ofrece 31 días de autonomía en espera y 22 horas de tiempo de llamadas; es mucho más resistente que los smartphones del mercado y cuesta sólo 49 euros. Y sí, viene con la vivorita, y se ve así:


Más información: www.nokia.com.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores