Hacia la cultura del teletrabajo

Por Por Sonia Boiarov
A continuación Canal AR presenta un artículo escrito por Sonia Boiarov, directora del Centro de Teletrabajo y Teleformación de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA) y presidenta de la Comisión TIC de USUARIA, en donde analiza las nuevas formas de organización del trabajo a partir de la convergencia tecnológica y un recorrido por los avances que se han obtenido en esta materia a lo largo de los años

La convergencia tecnológica de las últimas décadas generó un entorno electrónico que trajo innumerables cambios que impactaron en nuestra vida. Según el concepto de Javier Echeverría, este tercer entorno que se suma al primer entorno agrario y al segundo entorno industrial, se expande en lo que conocemos como la
Sociedad de la Información. Hoy podemos acceder a otras formas de estudio (teleformación), de participación (teledemocracia), de ciencias médicas (telemedicina) y también a nuevas formas de organización del trabajo (teletrabajo).

Decidimos presentar un proyecto en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, para crear un Centro de Teletrabajo y Teleformación (CTT), en el año 2000, debido al crecimiento del desempleo que se sumaba a una importante emigración de estudiantes. Los hechos acontecidos con la crisis del 2001 y el apoyo de los medios de difusión, nos vincularon fuertemente con la sociedad.

Durante los primeros años los voluntarios del CTT trabajamos al lado de quienes buscaban en esta forma de trabajo una esperanza para salir de una realidad que no les brindaba ninguna oportunidad. En el mundo, el teletrabajo se ha desarrollado por diferentes motivos. En EE.UU. para evitar los traslados y la contaminación, en Italia para aumentar la tasa de natalidad, en Portugal para mejorar la calidad de trabajo, en el norte de Europa por el clima. En Argentina podemos decir que fue impulsado por la necesidad de los mismos interesados ante la ausencia de trabajo. Así es que se desarrolló en forma autónoma o independiente.

Con tecnologías a disposición, que la convertibilidad nos había permitido adquirir a muchos argentinos, era importante avanzar en la incorporación rápida de conocimientos complementarios que ampliaran nuestras fronteras laborales pero fundamentalmente nuestra visión. Se preparó un seminario gratuito que se dictó y se dicta en colegios, sociedades de fomento, asociaciones culturales, sindicatos, ministerios, universidades y a todo otro grupo interesado que lo solicite. La sociedad aprendió a organizarse, a buscar apoyo y a unirse. Derivado del Centro se creó una comunidad de teletrabajadores, la Comisión TIC de USUARIA. Desde aquí se desarrollaron programas de estudios específicos que nos convirtieron en pioneros en América Latina con el apoyo de UNESCO.

Hoy el empleo está creciendo y las condiciones económicas siguen mejorando, por lo tanto nos convocamos en una nueva etapa: mostrar a las empresas que el teletrabajo puede acompañar el desarrollo dando prioridad a los recursos humanos antes que a las estructuras. Luego de investigar y estudiar los programas de implementación más exitosos, hemos desarrollado un programa para poder presentar a los empresarios que ya han empezado a mirar esta posibilidad para responder rápidamente a los requerimientos sociales y a los del mercado.

Es importante trabajar para el cambio cultural que implica una nueva forma de organizar las actividades. El desafío de seleccionar a las personas, fijar objetivos, pactar la agenda de reuniones presenciales, realizar reuniones virtuales productivas, establecer los medios y frecuencia de la comunicación, capacitarnos en el uso de nuevas herramientas, son solo algunos de los puntos que hay que llevar adelante. El trabajo a distancia rompe con la supervisión tradicional y requiere que jefes y trabajadores establezcan relaciones laborales maduras basadas en el respeto y la confianza mutua para que todo funcione en beneficio de todos.


Más información: info@canal-ar.com.ar.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores