Agenda digital: qué es y cómo debe implementarse

Por Nayla Simeone
Canal AR dialogó con el consultor Alejandro Prince, y con la investigadora del CONICET, Susana Finquelievich, quienes definieron el concepto y destacaron qué falta para que el gobierno argentino tome las riendas del asunto y no pierda la oportunidad de insertarse en el mapa mundial de la Sociedad del Conocimiento.

¿Qué es y qué debe contener una agenda digital? Desde el 2005 que el concepto anda rondado por Argentina, pero no se definen políticas claras al respecto. No se sabe bien qué debe incluir, a quiénes incumbe, quiénes lo deben manejar, por qué y para qué. Canal AR dialogó con el consultor Alejandro Prince, y con la investigadora del CONICET, Susana Finquelievich, quienes definieron el concepto y destacaron qué falta para que el gobierno argentino tome las riendas del asunto y no pierda la oportunidad de insertarse en el mapa mundial de la Sociedad del Conocimiento.

- ¿Ya existe en Argentina algo que se parezca a una agenda digital?

- Prince: No hay agenda digital en Argentina. No hay nada que tenga el título, ni nada que se parezca. Lo que hay, que se puede considerar similar, es el 378/2005 que ya lleva unos dos años, y ya camina y balbucea. Lo que tiene de bueno es que mostró por primera y última vez una cierta voluntad política de interés por parte del ejecutivo en armar una agenda digital, en armar un plan de gobierno digital y en consolidar una agencia coordinadora. Es más declamativo, cosa que no está mal.

- Finquelievich: Lo que se armó fue una administración gubernamental digital, que no es lo mismo que agenda digital. Por ejemplo, no contempla partes importantes, como la e-política, la inclusión, cuestiones de e-economía, e-gobierno. Ni lo menciona. No hemos leído nada que contenga un plan que integre a todos los sectores, un plan a corto mediano y largo plazo. Se están implementando acciones separadas, pero falta una agenda digital a cargo de un organismo jerarquizado, con un consejo de expertos mixto, multiactoral y multisectorial. Desde las cumbres mundiales de la sociedad de la información que se viene diciendo que hay que hacer una agenda digital nacional e internacional.

- ¿Qué tiene que contener esa agenda?

- Finquelievich: Tiene que contener en forma articulada, no suelta, e-gobierno, en su acepción integral, e-administración y e-política. Y tiene que contener, muy ligado a todo lo anterior, un plan de e-economía: qué actividades, o qué industrias ligadas a la sociedad de la información van a ser impulsadas, o bien qué otras actividades que no son necesariamente de la sociedad del conocimiento, como la producción de soja, sí pueden incorporar herramientas de sociedad del conocimiento para aumentar la producción y expandirse. También dar lugar a la investigación, hay que saber qué nuevos saberes requiere la sociedad del conocimiento, qué nuevas carreras tienen que ligarse a la sociedad del conocimiento.

- Prince: Agenda digital es el camino de ingreso de la Argentina a la sociedad del conocimiento.

- ¿Qué pasa si Argentina no lleva adelante este ingreso?

- Prince: La Argentina quedó fuera de la era industrial porque no la supo aprovechar. Hoy sólo hay consumo, no hay empresas que fabriquen prácticamente. No ocupamos un lugar preponderante en el mapa mundial, somos un país consumista. Bueno, si no se avanza en el sentido de la sociedad del conocimiento, seguiremos comprando como lo hicimos hasta ahora.

- Finquelievich: Hoy el centro es ser dueño del conocimiento. Ser dueños del campo y del agua, solamente, no sirve. Aplicar la biotecnología al campo es una buena opción, no seguir vendiendo materias primas para que el negocio lo haga otro y después le compremos manufacturas. Con respecto a la agenda digital, falta definir si Argentina quiere ser un país productor o un país receptor.

- ¿Quién se debe encargar de que todo esto salga adelante?

- Prince: Existen dos extremos: hagamos un Ministerio, contratemos gente, subsidios, protección, el modelo que les gusta a las PyMEs argentinas. Y eso me parece demasiado. En la otra punta, está la propuesta basada en los propios paradigmas de la sociedad del conocimiento, donde se plantea que no haya una agencia coordinadora, sino que se genere un trabajo paralelo. Eso sería aceptable si hubiera una agenda digital, y cada uno hiciera lo que tiene que hacer, sin que tenga que haber alguien por detrás. La cultura, la antropología y la organización política muestran que no es esa la forma de hacer las cosas, pero tampoco el Ministerio, porque termina en la forma argentina: no se hace nada, sólo se genera empleo público, curro y no pasa nada. Debería haber una agencia coordinadora fuerte, una Secretaría de Gabinete que sea de Gobierno Digital, Inclusión Digital, Sociedad del Conocimiento, llamalo como quieras. Que chupe el plan de Sociedad de Conocimiento, algunos programitas en coordinación con Educ.ar, con SeCyT, tomar las patas que hay, coordinarlas mejor, y después coordinar todo con todos los ministerios, sin hacerlo propio. Esto perfectamente lo podría hacer la Oficina Nacional de Tecnologías de la Información (ONTI). Hay que juntarse a pensar, tranquilamente podrían tener un foro mixto gratuito de expertos, 20 personas que saben y trabajarían gratis en reuniones aportando ideas. Y así se podría mejorar el plan. Falta un poco de control, organización, y un buen manejo presupuestario, que favorezca y que lleve adelante proyectos que valgan la pena, que haya criterio para elegir en cuál se pone plata y en cuál no.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores