Las 7 plagas de la era tecnológica

Por Samanta Cuglia 20 de Septiembre de 2007
Convocado por el Instituto de Estudios de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Quilmes, el director de Science, technologie et société de París, brindó una conferencia donde presentó su libro "Una civilización a alto riesgo", que desglosa los problemas generados por la evolución tecnológica.

Ayer se llevó a cabo la conferencia Una Civilización con alto Riesgo: la ciencia, la tecnología y la política frente al siglo XXI, organizada por el Instituto de Estudios de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Quilmes. En este marco se presentaron Jean-Jacques Salomon, director de Science, technologie et société de París, Hebe Vessuri, antropóloga, y Pablo Kreimer, de la UNQ.

El encuentro estuvo focalizado en detectar los problemas generados a partir de la intervención del hombre en las ciencias tecnológicas. Con este fin, Salomon presentó los principales argumentos de su último libro llamado Una civilización a alto riesgo, donde describió las 7 nuevas plagas de Egipto.

La primera sería el riesgo tecnológico: son accidentes vinculados con la tecnología y la falta de dominio del hombre sobre ella. Un ejemplo serían las bombas nucleares y lo ocurrido en Chernobyl con la explosión de la planta nuclear en 1986. La segunda es la vulnerabilidad de los sistemas electrónicos. Según el especialista, estos pueden ser manipulados por el hombre hasta causar su destrucción.

Por otra parte, se encontrarían las amenazas terroristas en la Red, según Salomon, es desde allí donde el hombre crea las herramientas biológicas y nucleares. El cuarto lugar, lo ocuparía la polución de la información. Para el investigador, actualmente los hombres se encuentran invadidos por ella sin poder controlarla, no pueden elegir lo que ven sus hijos en la TV o la cantidad de Spam que reciben diariamente a través del correo electrónico. Continuó con la quinta plaga llamada amenaza de biopoder, que sería la tecnología combinada con la genética, capaz de intervenir con el poder biológico. Para ello puso como ejemplo la creación de niños sin útero.

El especialista francés prosiguió su exposición con la plaga número seis que postula la rivalidad inconcebible entre hombres y robots: "Podría imaginarse un futuro con la autonomía de las máquinas. El desarrollo de la nanotecnología mezclada con la robótica, la miniaturización y la biología molecular podrían ayudar a que esto suceda". Y por último, el recalentamiento global, generado por la evolución de la industrialización y la creación de herramientas para modificar la naturaleza.

"Cada una de estas plagas además de trabajar de manera individual, están conectadas y son solidarias entre sí. Mi pregunta es: ¿hasta qué punto pueden, y en qué medida, ser dominadas y controladas?", se planteó Salomon. "John Von Newman escribió en su libro Podremos sobrevivir a la tecnología: Existe una brecha creciente entre el desarrollo de la técnica y la realidad sociopolítica de las naciones. Faltan las soluciones sobre las amenazas que sufre el hombre. No hay remedios. El uso inteligente del sentido común podría sacar al hombre de este problema", agregó.

Vessuri, por su parte, incluyó una octava plaga a las propuestas por Salomon: el crecimiento de la población y la urbanización con los problemas que esto acarrea. La antropóloga propuso la movilización de la comunidad científica para ayudar a construir mecanismos capaces de manejar las incertidumbres que la tecnología suscita, permitiendo el progreso de la sociedad puedan progresar.


Más información: unq.edu.ar.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores