Inclusión digital educativa: “Es importante no perder más tiempo”

Por Lucas Delgado
Martín Laghoff, director técnico de la Asociación OLPC, dialogó con Canal AR sobre la expansión del modelo 1a1 en la región y los desafíos a sortear en su implementación. Señaló que los proyectos provinciales deberían compartir más sus experiencias

Martín Langhoff, director técnico de la Asiciación One Laptop Per Child (OLPC) se encuentra en el país para preparar el terreno para la llegada de las primeras 1.000 computadoras XO a La Rioja. La provincia compró en total 60 mil equipos, que serán entregados durante el transcurso de este año, y pretende alcanzar a la totalidad de alumnos de escuelas primarias de gestión estatal y privada. La primera tanda abarcará a docentes y alumnos de seis escuelas, la segunda será de 9.000 y llegará a mediados de junio.

Martín Langoff, director técnico de la Asociación OLPC

En diálogo con Canal AR el ejecutivo afirmó que están muy entusiasmados con América Latina y su idea es conformar grupos de trabajo locales para realizar una adecuada incorporación del modelo 1a1. “La región fue uno de los espacios más satisfactorios para OLPC. Los proyectos en Uruguay y Perú fueron fantásticos”, aseguró.

Las laptops XO creadas por la organización fueron seleccionadas por distintos gobiernos para equipar a estudiantes de establecimientos de educación primaria, pero recientemente el país charrúa anunció que comprará otras 180 mil máquinas para llegar también a las escuelas secundarias.

En lo que respecta al hardware, Langhoff afrimó que el trabajo que realizaron en Perú les implicó una logística de trabajo y diseño de implementación para adecuarse a las diferentes geografías y condiciones del país. Por esa razón, afirmó que las computadoras están preparadas para responder a la falta de energía, dado que tienen un bajo consumo, son resistentes a altas y bajas temperaturas, y sus componentes están preparados para asegurar una larga duración.

En Argentina, en cambio, la participación de OLPC se vio sesgada por un estudio del hardware y software de la Universidad de Buenos Aires (UBA), realizado en 2007. En el informe, los especialistas sostuvieron que las computadoras analizadas no cumplían con lo requerimientos técnicos necesarios para su uso educativo. Con ese resultado, la Asociación no pudo participar de la primera licitación nacional, anunciada por el entonces ministro de Educación, Daniel Filmus.

Deuda pendiente

Una de las grandes preguntas que rondan cuando se habla de inclusión digital es la falta de resolución de las brechas analógicas por parte de los gobiernos. Langhoff afirmó que “existen prioridades” en las agendas de los países que deben ser resueltas, pero que OLPC se enfoca en generar igualdad de condiciones en lo que a tecnología aplicada a educación se refiere. “Creo que los chicos hoy no necesitan ir más rápido en la incorporación, sino que tienen que dar un salto, al igual que la sociedad. Es importante no perder más tiempo. Cada año que pasa es un grupo de chicos”.
“La laptop XO 1.5 –última versión lanzada- es una máquina radicalmente distinta de lo que la UBA tuvo la posibilidad de evaluar”, afirmó Langhoff. Además, destacó que al estar equipada con una plataforma basada en Linux tiene la posibilidad de integrar programas y aplicaciones de características profesionales, y estar a tono con lo que ofrecen otros sistemas operativos privativos.

El ejecutivo subrayó que al contar con un desarrollo basado en código abierto, los equipos locales que trabajan en la implementación tienen que perder la timidez y no temerle a adaptar el sistema a sus propias necesidades. “Es muy satisfactorio saber que uno puede modificar el software con libertad y sin tener que pedirle autorización a nadie”.

La odisea

Uno de los objetivos que la organización fundada por Nicholas Negroponte tuvo en sus inicios fue que sus laptops deberían tener un costo de 100 dólares. El Director técnico destacó dos factores que impidieron cumplir esa promesa: la devaluación relativa de la moneda norteamericana en Asia y Europa, y el costo de fabricación, que está determinado por la cantidad que se solicite.

“Inicialmente, OLPC trabajó con acuerdos y cartas de intención de gobiernos mucho más ambiciosos que los actuales, y estaba contemplada la compra de varios millones de máquinas. Gran parte de esos pedidos no se concretaron, incluyendo un importante proyecto en Argentina, y eso llevó a volúmenes más modestos y valores más altos”. Aún así, afirmó que sigue siendo la más barata del mercado, incluso teniendo en cuenta el mantenimiento, duración y la facilidad de su reparación.

Una historia que comienza

Si bien no existe un manual que explique cuáles son las formas adecuadas de implementar modelos 1a1, OLPC cuenta con documentación y manuales de procedimiento que acumulan todo lo aprendido en los países donde desembarcaron. “Hay un montón de dificultadas a ser enfrentadas y resueltas en dos etapas. Por un lado, la entrega inicial, y por otro, la continuación y soporte. Esto no es sólo una laptop, eso sólo es la punta visible de un proyecto que trae acceso a un nuevo mundo y que tiene una estructura educativa muy importante por detrás”, afirmó Langhoff.

En ese sentido, el ejecutivo señaló que sería “una buena idea” que los proyectos provinciales de Argentina tengan mayor comunicación entre ellos para saber cuáles son los costos y necesidades a largo plazo en la implementación de proyectos de inclusión digital, y así conformar una red de aprendizaje para compartir información sobre los procesos en lo que se incursionó para llevarlos a cabo.


Más información: www.laptop.org.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores