Microsoft: en busca de un experimento predictivo

Por Sebastián Premici
Un grupo de quince estudiantes universitarios de todo el mundo participó en junio de una iniciativa de Microsoft Corp. donde la compañía formó un "Consejo del Futuro" para asesorarse sobre cómo servir de mejor manera a la fuerza laboral de este milenio. En talleres, sesiones técnicas y presentaciones, los estudiantes ofrecieron una visión de las tecnologías y los problemas más importantes para ellos. Los estudiantes estuvieron codo a codo con los ejecutivos más importantes de la empresa, a excepción de Bill. Gabriela Alejandra Álvarez, estudiante de Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires e integrante de la Asociación Civil TakingITGlobal, única representante para Latinoamérica, dialogó con Canal AR: "Están tratando de estudiar cuáles serán las necesidades futuras de sus potenciales usuarios, qué tipo de innovaciones pueden ellos inventar para que sirvan en el mercado. Microsoft necesitaba personas que estén en contacto con las necesidades de los usuarios, personas que trabajen con todo tipo de tecnología. Aparentemente necesitaban realizar un estudio predictivo y nos llamaron a nosotros para contar nuestra visión"

El Grupo Empresarial de Trabajadores de la Información de Microsoft creó el Consejo para el Futuro para asegurarse que sus productos y servicios venideros satisfagan las necesidades de la Generación Internet –o "NetGen", como le dicen en el norte. Por otro lado, TakingITGlobal, es una asociación civil sin fines de lucro que convoca a distintos activistas para que puedan relacionarse a través de la tecnología, a su vez, intercambiar información, ideas y proyectos. "Unirse para trabajar en proyectos cuyos fines sean el bien común", manifestó Gabriela Alejandra Álvarez. Esta estudiante de 19 años asistió a las jornadas de trabajo propuestas por MS como única representante de Latinoamérica, junto a otros estudiantes provenientes de la India, Canadá, Turquía, Estados Unidos, Eslovenia, Sudáfrica, Kenia, Australia, Nueva Zelanda, Italia, Noruega, Inglaterra y Argentina. Tras su participación en el experimento de MS, Gabriela dialogó con Canal AR.

-¿Qué buscaba Microsoft con esta iniciativa?-

"Están tratando de estudiar cuáles serán las necesidades futuras de sus potenciales usuarios, qué tipo de innovaciones pueden ellos inventar para que sirvan en el mercado. Microsoft necesitaba personas que estén en contacto con las necesidades de los usuarios, personas que trabajen con todo tipo de tecnología. Aparentemente necesitaban realizar un estudio predictivo y nos llamaron a nosotros para que contemos nuestra visión".

-¿Por qué Microsoft convocó estudiantes de la Asociación Civil TakingITGlobal?-

"Muchos de los que integramos la asociación trabajamos en proyectos sociales; producto de nuestra perspectiva, nos resultaba muy difícil darles una visión sobre los trabajadores de la información, cuando muchos provenimos de países en vías de desarrollo. Entonces, contamos este tipo de problemáticas. Esto fue algo muy notorio ya que no creo que ellos esperaran escuchar tales reflexiones. Ok, podemos darle nuestro feedback sobre las cuestiones que nos preguntan, pero en los países donde vivimos, las cosas no son tan sencillas. Por lo tanto, propusimos hablar sobre las brechas digitales y trabajar sobre tecnologías más amigables".

-¿Cómo es una tecnología más amigable y cuál es su fin?-

"Serían elementos tecnológicos fáciles de utilizar, para que los potenciales usuarios no tengan que realizar muchos cursos. Una de las necesidades que percibimos fue pensar en las personas adultas que no nacieron en la era de las computadores y les resulta muy difícil adaptarse a estos tiempos (tecnológicamente hablando). Que las tecnologías se adapten a las necesidades de las personas y no que las personas se adapten a lo avances tecnológicos".

-¿Cuáles eran las necesidades de MS?-

"Como el tema es muy amplio, hablamos de las implicaciones sociales de las tecnologías: por ejemplo, pensamos cómo serán las oficinas del futuro y cómo será la interrelación de las personas en los años venideros".

-¿Qué entiende MS por brecha digital?-

"Personas que no tienen acceso a la tecnología".

Un experimento para un mundo feliz

Esta es la primera vez que Microsoft realizó un Consejo para el futuro, una forma de prever cuáles serán las tecnologías necesarias para trabajar. Gabriela recibió la invitación en mayo y en un mes tuvo el tiempo suficiente de averiguar de qué se trataba el proyecto y de preparar el material que llevaría en su viaje. Una vez en Redmond, Washington, los directivos de MS plantearon al grupo de jóvenes una serie actividades, donde "uno debía hablar de sí mismo, comentar su relación con la tecnología y proyecciones hacia futuro", comentó Gabriela. Las conclusiones del encuentro serán presentadas en los próximos meses en una página web (aun no está definida).

Durante una semana, estudiantes de distintos países del mundo (de los considerados desarrollados y no desarrollados) compartieron una experiencia de "ensueño", como la denominó la empresa. -¿Cuál es la principal diferencia entre alguien de Europa y una persona de Latinoamérica?-

"La diferencia principal reside en que unos viven en un país considerado desarrollado y otros en vía de desarrollo. Pero muchos de los estudiantes residentes en países en vía de desarrollo están trabajando en proyectos para los países ya desarrollados".

-¿En algún momento te sentiste un conejillo de indias, como si formaras parte de un experimento?-

"En realidad, no. Antes de viajar tenía muchas preguntas pero como tuve la posibilidad de hablar sobre todo lo que quise hablar, no me sentí presionada".


Los años felices

Los años venideros pintan un cuadro de la realidad algo incierta. La movilidad, quizás sea el paradigma que unifique los elementos opuestos del mundo en el derrotero de la modernidad: por un lado, la movilidad que brinda la tecnología, la movilidad de la información, la movilidad, asociada al virtual hecho del acceso universal a la información. La movilidad moverá las aguas de la información para dibujar el esquela de las diferencias. La otra pata está asociada al terrorismo, la movilidad de la amenaza; en un mundo global, amenazas globales; ante el poder diseminado, las amenazas diseminadas. Dentro de este cuadro, las oficinas del futuro deberán pensarse en relación a las brechas digitales y la ubicuidad de los trabajadores y su materia prima, la información. ¿Quiénes tendrán trabajo en el futuro?; ¿quiénes sabrán trabajar en el futuro?; ¿quiénes tendrán los bienes materiales para acceder al trabajo? Microsoft seleccionó un grupo de jóvenes entre 19 y 24 años para realizar una suerte de experimento predictivo, para ver por dónde vendrá la cosa en cuanto a los trabajadores futuros. Basta con mirar los datos que ofrece el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para tener un pantallazo de cómo vendrá la cosa en el futuro: el acceso a la información está vedado para un tercio de los 6000 millones de habitantes que tiene el planeta. Bajando a estas pampas, hay algunos datos para tener en cuenta a la hora de pensar en las oficinas del futuro: Según datos del segundo semestre de 2003 difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) más del 60 por ciento de los argentinos menores de 14 años vive en hogares pobres. Del informe oficial, que abarca a 28 regiones (excluye a las zonas rurales), surge que habría 3.700.000 niños viviendo en condiciones infrahumanas, aunque si los datos se proyectan a nivel nacional, la cifra alcanzaría los 6.000.000. En la región metropolitana, con el 63%, la indigencia infantil es casi similar al promedio nacional, pues de poco más de 3.000.000 de menores que viven en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, casi 2.000.000 se encuentran en esa situación, precisó el INDEC. El pico de gravedad social se alcanzó a fines de 2002, cuando los datos del INDEC arrojaron una pobreza del 57,5% de la población urbana mientras que entre los menores de 14 años fue del 73,5%. Es favorable que empresas multinacionales quieran prever cómo será el trabajo en el futuro, quizás no sea tan favorable para los que quedarán excluidos de ese trabajo. Quizás, al vivir en un mundo interconectado (global), las soluciones al problema del trabajo futuro deban tratarse en términos de la falta de acceso a dicho trabajo, donde las empresas trabajen mancomunadamente para que ese tercio de habitantes del mundo pueda por fin ser parte de esa sociedad que, por ahora, es para unos pocos.


Más información: www.microsoft.com.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores