Un nuevo poder está surgiendo

La opinión de Lucía Capon Paul, desarrolladora iOS en intive-FDV

“There are two powers in the world;
one is the sword and the other is the
pen. There is a third power stronger
than both, that of women.”

(Hay dos poderes en este mundo;
el de la espada y el otro es el de
la pluma. Hay un tercer poder aún más fuerte
aquel de la mujer)

Esta frase de Malala Yousafzai, la niña que desafió con sus palabras al régimen talibán, se multiplicó en cada uno de los banners presentes en el Grace Hopper Celebration of Women in Computing, el evento más grande del mundo para mujeres de la tecnología organizado por Anitab.org, una entidad que promueve la inclusión femenina en la industria, y cuya edición 2017 tuvo cita a principios de octubre en Orlando, USA.

De esa inolvidable experiencia participé junto a más de 18.000 mujeres y hombres que asumimos un rol activo en distintas iniciativas a nivel global que buscan cerrar la brecha de género en la industria tecnológica. Todos nosotros entendemos que, como profesionales de las carreras de Sistemas, contamos con una potente arma para generar un gran impacto social: el conocimiento de la tecnología.

Ese conocimiento debería abrirnos puertas en una industria tan prolifera. La industria de la cual formamos parte viene creciendo enormemente y las oportunidades laborales lo hacen en el mismo sentido, a veces no llegando a cubrirse todos los puestos de trabajo que se necesitan. La desigualdad de género en el mercado IT tan sólo frena el desarrollo de nuestra industria, así como la desigualdad de género frena el crecimiento de nuestra sociedad en cualquier ámbito. Hay menos chicas estudiando carreras relacionadas con la tecnología, por eso hay que impulsar la diversidad en los ámbitos del conocimiento: podría haber muchas más mujeres ocupando puestos de trabajo técnicos.

¿Qué podemos hacer frente a esto quienes trabajamos en tecnología? Actuar. Tenemos que unirnos para que las chicas vean en las carreras tecnológicas una alternativa de estudio y allanarles el camino para que no se sientan minoría a la hora de empezar a trabajar. Hay iniciativas como Chicas en Tecnología (y su programa PUMM, del cual participé como mentora), AdaIT o LinuxChix que muestran un interés cada día mayor en resolver la brecha y, por lo tanto, hacer crecer la industria. Hay también empresas como intive-FDV, donde trabajo, y muchas otras que apoyan todas estas iniciativas e impulsan la participación de más mujeres en la industria del software.

En una industria como la de IT, en la que la desigualdad de género es enorme, es vital abrir el debate sobre cuál es el rol de las mujeres en el mundo laboral tecnológico y poner manos a la obra para potenciar el cambio hacia un mundo más inclusivo para todas.

(*) Lucía Capon Paul: Desarrolladora iOS en intive-FDV


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores