¿Cómo Wi-Fi 6 debería cambiar las redes corporativas?

Escribe Gustavo Barros, Enterprise Account Manager en CommScope

Una tecnología cuatro veces más rápida que Wi-Fi 5, más económica, con mayor capacidad, mejor rendimiento, eficiencia y menor consumo de energía: estas son algunas de las características principales de Wi-Fi 6, que implementa el estándar IEEE 802.11ax e incorpora una serie de innovaciones sobre las generaciones anteriores de redes inalámbricas. El programa de certificación de Wi-Fi 6 se hizo oficial en septiembre de 2019 por la organización Wi-Fi Alliance e introdujo una serie de avances en comparación con Wi-Fi 5. Entre estos, destaca el uso para las bandas de frecuencia de 2.4 GHz y 5 GHz. Y unos meses después, la Wi-Fi Alliance anunció una segunda ola de evolución de este estándar, Wi-Fi 6E, con la introducción de una nueva banda operativa en 6 GHz.

En general, el estándar Wi-Fi 6 ofrece varios beneficios:

  • Más velocidad: el rendimiento de la red es hasta cuatro veces más rápido que Wi-Fi 5, que utiliza el estándar 802.11ac. Usando modulación 1024 QAM y tecnología MU-MIMO con hasta ocho transmisiones simultáneas, Wi-Fi 6 permite velocidades teóricas de hasta 9.6 Gbps en canales de 160 MHz.
  • Mayor capacidad: MU-MIMO puede usarse en ambas direcciones, es decir, también en la transmisión de los clientes hacia el punto de acceso y admitir hasta 8 clientes concurrentes, mientras que OFDMA, una técnica ampliamente utilizada en redes LTE, permite que más usuarios se comuniquen simultáneamente en sus propios "subcanales", proporcionando una mayor eficiencia en la red.
  • Mayor resiliencia: Wi-Fi 6 se creó para reducir la interferencia generada por otras redes inalámbricas al trabajar más con la programación que con la contención. Una técnica llamada BSS Coloring, que permite a las redes que se identifiquen con códigos de colores permitiendo así coexistir en el mismo canal y hace que el espectro sea aún más eficiente. También mejora el rendimiento en conexiones externas al reducir el impacto de las reflexiones posteriores con símbolos OFDM de mayor duración.
  • Menor consumo de energía: Con el crecimiento del Internet de las Cosas (IoT), el consumo de energía se ha convertido en una preocupación crucial. Wi-Fi 6 incorpora un mecanismo llamado TWT (por sus siglas en inglés Target Wake Time), que les permite a los dispositivos negociar de modo determinista cuándo y con qué frecuencia cambian a un modo activo para enviar o recibir datos, con un bajo consumo de energía durante el periodo inactivo.

Vivimos en un momento sin precedentes en este segmento de alta tecnología, en el que Wi-Fi 6, IoT, Machine Learning e Inteligencia Artificial cambian la apariencia de las redes tal y como las conocemos. Ser una tecnología más amigable para IoT es parte fundamental del estándar Wi-Fi 6. El Wi-Fi es la tecnología más universal, sin embargo, no era viable para varios tipos de dispositivos debido a su mayor consumo de energía en comparación con otras tecnologías (por ejemplo, Bluetooth). Wi-Fi 6 comienza un nuevo capítulo para el crecimiento y la globalización de IoT. La mayoría de los proyectos empresariales de IoT en el mundo están relacionados con la industria y ciudades inteligentes, pero otros segmentos están ganando más espacio y Wi-Fi 6 acelerará aún más este movimiento.

Vivimos en un momento sin precedentes en este segmento de alta tecnología, en el que Wi-Fi 6, IoT, Machine Learning e Inteligencia Artificial cambian la apariencia de las redes tal y como las conocemos. Ser una tecnología más amigable para IoT es parte fundamental del estándar Wi-Fi 6. El Wi-Fi es la tecnología más universal, sin embargo, no era viable para varios tipos de dispositivos debido a su mayor consumo de energía en comparación con otras tecnologías (por ejemplo, Bluetooth). Wi-Fi 6 comienza un nuevo capítulo para el crecimiento y la globalización de IoT. La mayoría de los proyectos empresariales de IoT en el mundo están relacionados con la industria y ciudades inteligentes, pero otros segmentos están ganando más espacio y Wi-Fi 6 acelerará aún más este movimiento.

La tecnología inalámbrica es utilizada por una inmensa variedad de dispositivos, en los espacios más diversos. Sin embargo, debido a que tiene un espectro finito y sin licencia, su rendimiento empeora a medida que aumenta el número de usuarios. Como esta compatibilidad reduce el rendimiento de la red en su conjunto, los espacios definidos en las bandas de 2,4 GHz y 5 GHz estaban muy restringidos. Con la introducción del rango operativo de 6 GHz, se abre un nuevo espacio para que se comuniquen más dispositivos.

En los Estados Unidos, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) aprobó 1.200 MHz para la banda de frecuencia asignada a 6 GHz, la mayor brecha de espectro desde 1989. De manera similar, en Brasil, Anatel publicó adiciones a la regulación de equipos de radiación restringida. Vale la pena recordar que el rango de frecuencia de 6 GHz en Brasil se asignó para su uso en otras aplicaciones, como la televisión y el satélite. Con la resolución 726, la agencia siguió la posición de la FCC y confirmó el lanzamiento del rango de frecuencia de 5,925 a 7,125 GHz (1,200 MHz de ancho) para radiación restringida.

Pero para que los puntos de acceso lleven todo el potencial de Wi-Fi 6E a los dispositivos (se espera que los primeros productos compatibles se anuncien a finales de año, con el mayor movimiento en 2021), será necesario que la infraestructura de red esté lista para satisfacer esta demanda. Por lo tanto, es fundamental para las empresas que buscan implementar Wi-Fi 6 o Wi-Fi 6E en un futuro próximo revisar su infraestructura LAN. Los puntos de acceso Wi-Fi 6 de mejor rendimiento tienen puertos Ethernet “multigigabit” (2,5 Gbps o 5 Gbps) y pueden demandar más energía con el nuevo estándar PoE: IEEE 802.3bt.

Para esto, es esencial que los switches LAN utilizados para conectar estos puntos de acceso admitan velocidades multigigabit y provean suficiente energía compatible con la demanda de estos puntos de acceso de mayor capacidad. Del mismo modo, es importante que la infraestructura de cableado se actualice al menos a CAT6A, para permitir estas velocidades y capacidad de PoE. Por lo tanto, la introducción de Wi-Fi 6 crea la demanda de una revisión completa de la infraestructura de red LAN, de lo contrario, las empresas que adopten esta tecnología en el futuro cercano no podrán aprovechar al máximo sus beneficios.

(*) Gustavo Barros: Enterprise Account Manager en CommScope


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores