Brasil aprueba la nueva "Constitución de Internet"

El Senado aprobó el proyecto ayer por la noche. La nueva legislación, llamada Marco Civil de Internet, busca poner un freno al espionaje de la NSA y hasta regular los paquetes de datos

El Senado de Brasil aprobó ayer en sesión plenaria la llamada "Constitución de Internet". Se trata de la propuesta de Marco Civil de Internet, una nueva ley que busca garantizar el derecho igualitario a la red y protege la privacidad de los usuarios.

El Senado de Brasil durante la votación de la ley

La nueva ley será firmada por la mandataria Dilma Rousseff, que la presentará oficialmente en el NETmundial, la conferencia inédita y de caracter internacional convocada por la presidenta que abordará las problemáticas de Internet. Se realizará en Brasil entre hoy y mañana, y acudirán delegaciones de al menos 85 países.

"Se trata de una norma legal para cohibir la cooperación de las empresas de Internet con agencias y servicios de espionaje electrónico, como la norteamericana NSA", anunció el senador Ricardo Ferraço en alusión a los casos de espionaje del organismo de seguridad de EE.UU que tuvo a la misma Rousseff como víctima.

"La ley es un conjunto de directrices que apuntan a darle un ordenamiento al uso de Internet. Podremos mejorarla en el futuro", agregó en un informe del Senado.

¿Qué establece la nueva ley?

Luego de años de debate en el congreso, el Marco Civil de Internet establece que compañías extranjeras que manejen información sobre usuarios brasileños deberán estar sujetas a las decisiones de las cortes brasileñas. Esto toca a los gigantes de Internet como Google, Facebook y Microsoft, que manejan volúmenes extremadamente grandes de información de usuarios en sus redes sociales y servicios de correo electrónico.

A su vez, la ley establece que las compañías no podrán limitar el acceso a los usuarios a determinados contenidos o cobrar precios diferentes por cada servicio prestado, lo que se conoce por neutralidad de la Red y abarca servicios como la transmisión de video o de voz como Skype o Viber.

El gobierno de Rousseff buscó tramitar la ley con caracter urgente y, en el camino, renunció a algunas cláusulas consideradas polémicas o extremas por la oposición. Una de ellas, el artículo 12, obligaba a las compañías de Internet a instalar centros de datos en el país, lo que implica inversiones millonarias para dichas empresas.

"Es un paso fundamental para la garantía de la libertad, la privacidad y el respeto a los derechos de los usuarios de Internet", destacó la presidenta Rousseff en Twitter.

"El nuevo #MarcoCivil establece que las empresas de telecomunicaciones deben abordar de forma isonómica cualquier paquete de datos. Además, el #MarcoCivil veda cualquier bloqueo, monitoreo, filtración o análisis de contenidos en los paquetes de datos", agregó la mandataria en la red social.


Más información: www12.senado.gov.br.

Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores