Inteligencia Artificialmente humana

La opinión de Pablo Wahnon, periodista especializado en Innovación, Tecnología y Negocios

Desde diversos lugares la inteligencia artificial comienza a impactar en el mundo actual y su futuro no hace más que aproximarse en forma acelerada. No hay, por otro lado, una única inteligencia artificial, hay diversos paradigmas centrados en tecnologías creadas desde hace décadas, pero a su vez en constante evolución. Pronto vamos a ver lo que aún ni imaginamos.

En el mientras tanto los trabajos van desapareciendo, las 5 empresas top del mundo empleaban a 3 millones de personas y hoy apenas superan el medio millón. Es una diferencia enorme. Si todo lo automatizable tiende a desaparecer, ¿qué quedará?

Para mí la palabra que nos rescatará es Valor. Sea lo que sea que hagamos debemos pensar cuándo, cómo, dónde, a quién, para qué y en qué podemos agregar valor. El valor encierra magia. Una simple hoja de papel y un lápiz cuestan casi nada. Pero si el lápiz lo tomó Picasso vale miles de dólares. ¿Y por qué? Porque Picasso agregó valor. Encontró una perspectiva totalmente nueva que dice algo a lo cual la gente le otorga un valor. Por supuesto para algunos será un simple papel pintado, pero al menos dentro de una comunidad se tratará de algo que aporta un valor tremendo. Es notable, unos centavos para comprar el papel más un simple trazo que se agrega y se generó muchísimo valor.

¿Dónde está nuestro Picasso interno? Si uno se hace la pregunta recién ahí es posible que se encuentre una respuesta: el solo hecho de formularla nos pone ya a pensar. Nuestro nuevo mundo no es el de encontrar respuestas sino el de formularnos nuevas preguntas. Salirnos del automatismo y encontrar lo diferente, único y especial que habita en cada uno de nosotros. Encontrar ese valor que podemos generar es el gran desafío al que nos enfrentan las máquinas.

Si quiero agregar valor en esta columna de opinión no basta con escupir algunos párrafos que suenen inteligentes, aunque en definitiva no sean más que un camuflaje, desprovisto de contenido, en la búsqueda de un marketing personal hacia la cumbre de la mismísima nada. La columna tendrá valor si encontré mi Picasso interno. Para mí en este caso es tomar el lápiz y comenzar a dibujar Valor, mi meta es trazarte una nueva perspectiva para que Valor no sea un concepto sino una acción.

El Valor es lo que descommoditiza, el que da la carga eléctrica. El objeto, sea cual fuere, ya no es el mismo si ahora le agregamos Valor. El Valor requiere de innovación. El Valor no es algo fashion. Mi columna no tendrá valor porque la llene de letras de colores o la muestre de una forma original. El valor es un aporte sobre algo preexistente. El valor es mucho más importante que la marca. No leemos a Borges por su marca sino por su forma única de escribir. "Cuando hay Valor no hay Marca" es una frase que un día me apareció y ahí sigue señalándome un Norte. Si yo hago algo con Valor, éste prevalecerá y no hay mejor estrategia de marketing que llenar nuestras vidas con mucho valor. Hay que invertir en valor, lo demás cae por su propio peso.

El valor siempre tiene la carga de la empatía. El valor encierra emociones y es por eso que es tan importante encontrar que tenemos adentro que nos lleva al otro. Pensar con empatía es entonces la clave para descubrir el valor que podemos aportar. Y si pienso mi columna con empatía te agradecería por llegar hasta acá, por invertir este tiempo y así mostrarnos que le reconociste un valor. Porque te quedó una pregunta artificialmente humana. Y ahora sólo queda tomar el lápiz, desplegar tu Picasso interno, y brindarle tu valor al mundo.

(*) Pablo Wahnon: Periodista especializado en Innovación, Tecnología y Negocios. Editor de PartnerSpaces y TEDx Talker


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores