"El 2030 nos encontrará programando o programados"

El programa Argentina 2030 publicó un libro con reflexiones de jóvenes destacados, tocando temas como Inteligencia Artificial y derechos digitales, todos atravesados por una perspectiva de género y el impacto de las nuevas tecnologías

Argentina 2030, el programa de prospectiva y largo plazo de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación, convocó a jóvenes destacados de diversas áreas y disciplinas con una gran vocación de pensar el país y sus desafíos futuros.

Como resultado de esta iniciativa, esta semana se publicó Ideas para la Argentina del 2030, un libro que compila 50 textos diversos y complementarios, y que aborda temas como Inteligencia Artificial y derechos digitales, el futuro del trabajo y de las ciudades, la democracia y la representación política, el periodismo y los medios, todos atravesados por una perspectiva de género y el impacto de las nuevas tecnologías.



"Un gran desafío que enfrenta nuestra conversación publica es ampliar lo que entendemos por coyuntura. Un gobierno puede renovar aeropuertos, pavimentar rutas, conectar cloacas, todas cosas fundamentales y que hay que hacer. Pero al hacer todo esto sólo lográs ponerte al día con la agenda del siglo 20; estás haciendo lo que otros países hicieron décadas atrás", expresó el director de Argentina 2030, Iván Petrella.

"Hay toda una serie de preguntas, discusiones y debates que en la Argentina parecen de ciencia ficción pero que son coyunturales en el resto del mundo. El libro 'Ideas para la Argentina del 2030' se ocupa de ellos", agregó Petrella.

"El 2030 nos encontrará programando o programados"

Entre los autores de los 50 textos figura Santiago Siri, fundador de la organización sin fines de lucro Democracy Earth, dedicada al desarrollo de tecnología abierta y descentralizada. Este es un fragmento que decidimos resaltar de su texto dentro del libro:

Argentina etimológicamente deriva su nombre de argentum, plata. La historia de nuestra nación ha sido signada desde los tiempos del Virreinato por la obsesión monetaria. En la historia democrática reciente, entre los mayores traumas que hemos afrontado como sociedad se encuentran los procesos inflacionarios y devaluatorios de nuestra moneda donde gobiernos de diferente signo ideológico han tenido grandes dificultades para restablecer la confianza en el peso argentino. A ese hecho hay que sumar también la escandalosa corrupción que ha impregnado no solamente a la clase política del país sino también a nuestra cultura ciudadana donde el “sálvese quien pueda” pareciera marcar una lógica que nos condena a la decadencia. Es en este contexto que resulta indispensable capacitar a la sociedad y a sus representantes en tecnologías como el blockchain, que permite transparentar las transacciones económicas y a su vez genera los incentivos para mantener una economía descentralizada donde no sea necesario tener autoridades humanas que son siempre potencialmente corrompibles.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores