Tendencias en marketing de influencers

Escribe Cecilia De Felipe, responsable de estrategia de Telecom Argentina y Jurado para el premio +Digital 2019

Sin duda, el marketing con influencers se convirtió ya en un canal más de comunicación, un canal obligatorio en toda campaña 360.

No sólo se estableció como un canal, sino que comenzaron a ser la evidencia de una gran transformación cultural en cuanto a los conceptos de celebridad, autenticidad y comunidad. Las líneas entre uno y otro se diluyeron, y todo está en un cambio constantemente.

El éxito del uso de influencers está en que la audiencia busca identificarse: con sus necesidades, sus problemas, su estilo de vida, los influencers se convierten en generadores de soluciones, influyendo en las decisiones de compra, a la vez que ayuda a humanizar a la marca.

Por eso resulta muy relevante entender cómo se quiere ver reflejada la marca y elegir a los personajes que más las identifiquen.

En este último tiempo surgieron algunas tendencias muy interesantes:

  • Los nanoinfluencers: frente a la contaminación de muchísimos perfiles de influencers, nace esta nueva alternativa, donde las marcas buscan perfiles más especializados y auténticos. Porque más seguidores no necesariamente implica más engagement. Y en muchas ocasiones nos permite llegar a audiencias muy específicas generando credibilidad y eficacia.
  • Las cuentas privadas: están en auge, es una manera que las marcas encuentran para ganar seguidores y generar cierta exclusividad. Es una tendencia que viene de la mano de la generación Z porque son más conscientes de la privacidad, protegen su vida personal en un entorno donde la protección de los datos se convierte cada vez en más central.
  • Contar historias: es un excelente recurso para los influencers, y esa historia tiene que ser real y creíble para quien la cuente. No sirve poner la marca de forma forzada, no genera engagement ni se percibe como natural, lo cual genera rechazo.
  • Influencers virtuales: con millones de seguidores y una verdadera revolución para esta estrategia, porque en muchos casos no son percibidos como tales por las audiencias (tal así su efecto de verosimilitud) e implica un escenario nuevo para agencias y marcas que prescinde de las personas. Basta con mencionar el caso de Lil Miquela, que tiene 1,6 millones de seguidores en Instagram y es un personaje creado por computadora.

En definitiva, la estrategia de usar influencers en toda la campaña de comunicación es súper útil, siempre y cuando se realice de una manera auténtica y respetando los valores que la marca tiene.

(*) Cecilia De Felipe: Responsable de estrategia de Telecom Argentina y Jurado para el premio +Digital 2019


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores