Una nueva propuesta para Arsat

En el Instituto Cafiero elaboraron un informe que tiene como objetivo aportar ideas y propuestas para enfocar y recomponer a la empresa Arsat

Desde el Instituto Cafiero, un equipo de trabajo conformado por especialistas vinculados al ecosistema de la Ciencia y la Tecnología, elaboró un documento que lleva como título "ARSAT: Propuesta de gestión y objetivos (2019-2023)", y que tiene como objetivo aportar ideas y propuestas para enfocar y recomponer a la empresa Arsat.

"Cuando mencionamos la posibilidad de 'tener 10 INVAPs', ARSAT cumple con todas las condiciones para formar parte de esa lista en el corto plazo", asegura el equipo en el resumen ejecutivo del documento. "Con una mala gestión, hoy se sostiene económicamente con la recaudación de los 2 Satélites, la simple venta de ancho de banda sin valor agregado y aportes del fondo universal".

A continuación se transcribe el documento completo:

ARSAT: Propuesta de gestión y objetivos (2019-2023)

Equipo de trabajo:
Carlos Gianella. Ing. Agr. Especialista en Políticas Publicas. Ex Presidente CIC, actual Secretario de Ciencia y Tecnología UNO.
Gabriel Baum. Licenciado en Informática. Director de LIFIA UNLP.
Alberto Briozzo. Master en Administración de Empresas. Diputado Nacional (MC), Autor de la ley de Promoción de la Industria del Software.
Alfredo Massacesi. Ingeniero en Electrónica UBA. Decano Escuela en Informática de la Universidad Nacional del Oeste.
Verónica Robert. Doctora en Economía UBA. Investigadora CONICET en Instituto de Altos Estudios Sociales de UNSAM.
Alejandro Artopoulos. Doctor en Sociedad de la Información Universitat Oberta de Catalunya. Director de I+D CIP Universidad de San Andrés.
Gerardo Renzetti. Oxford Degree in Consulting and Informations System. Presidente ESTRATEC.

Resumen ejecutivo:
Cuando mencionamos la posibilidad de “tener 10 INVAPs”, ARSAT cumple con todas las condiciones para formar parte de esa lista en el corto plazo: una enorme inversión ya realizada con los 32.000 km del anillo de fibra óptica (REFEFO), los 2 satélites, un enorme Data Center con certificación internacional y las 95 estaciones de transmisión de la TDT. Con una mala gestión, hoy se sostiene económicamente con la recaudación de los 2 Satélites, la simple venta de ancho de banda sin valor agregado y aportes del fondo universal. Con una buena gestión, se puede lograr un inmenso avance en el nivel de conectividad en todo el país que sea el soporte del desarrollo de la industria 4.0, la Economía del Conocimiento, la competitividad de las PYMES, el desarrollo de la tecnología 5G, así como también la interconexión de todo el sistema educativo y las universidades. Si a todo eso se le agrega un Plan de Negocios razonable, que se articule y no compita con el sector privado, pueden generarse importantes excedentes en la recaudación para ser volcados, entre otras cosas, a un Centro de Investigación y Desarrollo en Telecomunicaciones e Informática que nos coloque en una inmejorable situación para impulsar el Desarrollo Nacional.

Encuadre institucional

ARSAT, la empresa de telecomunicaciones del Estado Argentino que brinda servicios de transmisión de datos, telefonía y televisión por medio de infraestructura terrestre, aérea y espacial, se crea en el año 2006 por la Ley 26.092. Se trata de una Sociedad Anónima, cuyas acciones pertenecieron inicialmente en un 98% al Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, y el 2% restante al Ministerio de Economía y Producción. En el año 2015 el 98% pasó a depender del Ministerio de Comunicaciones (Artículo 23, Decreto No. 13/2015) y en el 2017 paso a la órbita del Ministerio de Modernización. Actualmente esta competencia corresponde a la Secretaria de Gobierno de Modernización dependiente de JGM (Decreto 802/2018).

Su DIRECTORIO, conformado por un Presidente, un Vicepresidente y tres Directores son nombrados por el Estado Nacional. Desde su origen, uno de los puestos del Directorio fue ocupado por un representante de FOETRA.

Impacto de ARSAT en las telecomunicaciones

La Argentina, necesita urgentemente avanzar en el desarrollo y evolución de sus redes de telecomunicaciones. Estas redes son un prerrequisito y un incentivo para la economía digital, la industria 4.0, el desarrollo de la Internet de las Cosas y la Economía del Conocimiento, que son el signo de la época para la construcción de una sociedad con mejores oportunidades y desarrollo.

Más allá del desarrollo industrial, la tecnología es transversal a todos los ámbitos; por ejemplo, las redes TIC pueden acercar servicios tales como la salud y la educación a través de la modalidad a distancia, posibilitando consultas con centros de alta complejidad sin tener que viajar grandes distancias o hacer carreras de especialización online.

Un parámetro fundamental para las redes de comunicaciones es el tipo de tecnología utilizada en la red troncal, que según el informe del segundo trimestre de 2019 publicada por el ENACOM, está conformada mayoritariamente por radioenlaces (tanto enlaces punto a punto de microondas como satelitales) y sólo un 32% por fibra óptica.

La demanda actual y futura torna indispensable reemplazar el 70% de las redes troncales ya que las empresas privadas, con su actual equipamiento, no pueden ampliar ni mejorar sus servicios. Arsat, con su Red Federal de Fibra Óptica (REFEFO), se debe constituir en un socio estratégico en el mercado.

Las empresas pequeñas y grandes del sector deberían concentrarse en invertir en sus redes de acceso – “última milla”- para brindar los servicios directos al consumidor que son los más rentables, en tanto que Arsat con su infraestructura bien gestionada, puede resolver la interconexión de todas las redes, ofreciendo servicios de transporte de alta calidad por fibra óptica en ese espacio del 70% de troncales a reemplazar.

En estas condiciones será posible revertir también la situación en la última milla que requiere una reconversión integral pues con solo el 10% de fibra óptica en el hogar o las empresas no es posible dar respuesta a las demandas elementales de los usuarios.

El modelo propuesto anteriormente favorecerá también la migración y ampliación de la cobertura de las actuales redes 2G, 3G y 4G a 5G, y el despliegue de nuevas redes móviles, sobre todo la de esta última ya que su arquitectura está compuesta por “nubes” de cloud computing de forma distribuida y mucho más cercana a los usuarios, generando zonas de cobertura mucho más pequeñas que su antecesora 4G.

En este tipo de arquitectura una red de transmisión como la REFEFO, integrada por un anillo de 32.000 km, y ya en gran parte iluminada, es clave como columna vertebral de modernización del sistema troncal, así como para el despliegue de la tecnología móvil en 5G.

Televisión Digital Terrestre

ARSAT dispone 95 estaciones de transmisión de TDT en las 24 provincias y brinda además cobertura a todo el país a través de señales satelital en SD y HD en formato DVB-S2. Las antenas de la TdT conforman una red inalámbrica que pueden proveer servicios de diversos tipos (seguridad, auxilio en catástrofes naturales, apoyo en salud y educación), especialmente en zonas con nula o baja conectividad. Por otro lado, ARSAT provee uplink para radios AM y FM, y ofrece contenidos públicos a todo el país. Así como el servicio OTT de cine argentino llamado Cine.ar (inicialmente Odeón) en conjunto con el INCAA.

Satélites

El satélite Arsat1 cubre toda la República Argentina y el Arsat 2 todo el continente americano brindando servicios. A través del Arsat-1 transmitimos en banda Ku, prestando servicios de telefonía, datos y televisión, como así también acceso a internet por medio de antenas VSAT. Con el Arsat-2 transmitimos en banda Ku y C, cubriendo todo el continente, permitiendo a empresas argentinas exportar sus servicios.

Productos y servicios satelitales que ofrece ARSAT: Capacidad satelital en banda Ku; Capacidad satelital en banda C; Transmisión de audio/video; Uso satelital ocasional; Housing e infraestructura satelital; Seguimiento, telemetría y control.

Centro Nacional de Datos (CND)

ARSAT brinda servicios de data center a varios organismos públicos, pero debe evolucionar rápidamente a servicios en la nube en el CND para que los organismos municipales, provinciales y nacionales dispongan de aplicaciones de gestión gubernamental y procesos de big data.

Análogamente debe desarrollar servicios en la nube del CND para que las PyMES y el sector industrial argentino dispongan de servicios basados en software SaaS para aplicaciones del tipo CRM, ERP, CPS, WFS, etc.

Asimismo, debe potenciar soluciones DRS (Disaster Recovery System) para los organismos que cuenten con data centers particulares, y debe ser el principal proveedor de servicios en la nube del CND para las Universidades Argentinas y para el sistema CTI nacional.

Comparación con experiencias internacionales

ARSAT es una experiencia singular y muy interesante de empresa puramente estatal que provee servicios de telecomunicaciones diversos y poderosos. Los satélites de la serie Arsat son de gran importancia por los servicios que pueden proveer y además por demostrar las capacidades de diseñarlos, construirlos y ponerlos en funcionamiento.

Por otra parte, la REFEFO es una enorme red de tecnología muy avanzada (OTN) que recién en estos momentos están comenzando a desplegarse en muchos lugares del mundo, en particular en Latinoamérica. Este tipo redes son elementos críticos e imprescindibles para poder desplegar redes 5G y poder desarrollar en nuestro país las tecnologías constitutivas de la Industria 4.0, así como la Internet de las Cosas. Estas capacidades de telecomunicaciones, integrados con el Centro Nacional de Datos, constituyen a ARSAT en una experiencia prácticamente única. De acuerdo con un relevamiento realizado (ver ejemplos en https://drive.google.com/open?id=1_Y45EqVEdi2GWqBe-jercHD30A0uPJjQ) existen experiencias de desarrollo de redes troncales avanzadas y extensas en países muy diversos como Perú, Colombia, Chile, países de la región Asia- Pacífico, Australia, África, etc; de este modo queda claro que, en tanto las decisiones tecnológicas tomadas en cuanto a la redes troncales han sido acertadas, su integración en una única empresa estatal con capacidades satelitales y de almacenamiento y cómputo de alta performance, representa una ventaja competitiva importante, en particular a nivel de la región latinoamericana.

Conclusiones

La constante evolución y ampliación de capacidades de las TIC redefine las oportunidades y cuestiona los modelos de gestión tradicionales, dando paso a nuevos modelos capaces de dar soporte al crecimiento económico y en consecuencia al desarrollo soberano de los países, generando trasformaciones, cuantitativas y cualitativas en las economías, las instituciones y en la sociedad toda.

Esto constituye una gran oportunidad para la futura gestión de Gobierno, posicionando y utilizando a las TICs como pilar estratégico para la ejecución de políticas públicas y de soporte al tejido productivo para potenciar el desarrollo nacional. Para avanzar en esa dirección es necesario definir, implementar, mantener y alinear políticas, estrategias y procesos que definan cómo se controla, comparte y potencian las capacidades físicas, los servicios, la información y el conocimiento dentro de un Ecosistema Nacional como se describe en el siguiente gráfico.



Está muy claro que ARSAT, con la infraestructura y servicios antes descriptos y siendo una empresa del Estado, debe estar en el centro de esta escena, en diálogo constante y directo con las máximas autoridades de gobierno; estableciéndose además como base de conocimiento y sólido pilar estratégico tecnológico para la implementación y ejecución de las políticas públicas, apoyando el desarrollo, garantizando la soberanía digital, sin dejar de ser un actor comercial relevante en el mercado interno y aún latinoamericano.

ARSAT se constituye así en un complejo tecnológico capaz de proveer sofisticados productos y servicios que requiere sumar una componente de I+D propia en la empresa que permita definir una trayectoria tecnológica autónoma en el campo de la TICs, además de poder orientar y articular una red federal de laboratorios públicos y privados, incluyendo universidades, empresas y centros tecnológicos capaz de dar respuestas a las necesidades nacionales y exportar productos y servicios TICs.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores