Las consecuencias de la pandemia: ¿cambiará la movilidad para siempre?

Escribe Patricia Jebsen, Gerente General de Beat en Argentina

Indudablemente, la flexibilización de la cuarentena en el Área Metropolitana de Buenos Aires y la esperada “vuelta a los bares y restaurantes” en la Ciudad de Buenos Aires ha generado un aumento en la movilidad en la región, ya sea por traslados recreativos, o por el aumento de empresas que paulatinamente vuelven a sus lugares de trabajo a medida que más industrias son habilitadas por el gobierno nacional y local.

A nivel urbano, la tan esperada llegada de “la nueva normalidad” plantea un cambio de paradigma a la hora de trasladarse, en el que no solo nuevos medios de transporte se posicionan como los preferidos por los usuarios, como las bicicletas o las plataformas de movilidad, sino que además se modifican los horarios en los que las personas eligen salir de sus casas.

En Buenos Aires, desde Beat notamos que antes del aislamiento social obligatorio la franja horaria entre las 21h y las 6h solía ser una franja relevante en nuestra plataforma los fines de semana. Mientras que en este nuevo contexto de flexibilización, en el cual los encuentros sociales están contemplados pero aún con muchas restricciones, esta franja ha vuelto a crecer pero sin llegar aún a niveles pre Covid, posicionándose como el favorito por los usuarios el horario entre las 15h y las 21h, lo cual tiene sentido si pensamos que los bares se encuentran abiertos solo hasta media noche.

En este nuevo escenario, en el que los argentinos hemos asimilado rápidamente nuevos usos y costumbres, una de las grandes incógnitas del 2020 es la de cuál de todas estas nuevas tradiciones, ya sea caminar hasta el trabajo como tomar un café al aire libre en pleno invierno, se instalarán de forma permanente en nuestra sociedad.

Frente a esto, analistas del Foro Económico Mundial aseguran que esta nueva cultura del disfrute al aire libre, que en la Ciudad de Buenos Aires ya se instaló con peatonales abiertas a la gastronomía, llegó para quedarse, y que lo que inicialmente se dio como soluciones temporarias para impulsar la economía y la recreación, pronto se dará de forma permanente. Sin embargo, si de movilidad se trata, de acuerdo a la consultora internacional Mckinsey & Company, experiencias europeas indican que en ciudades como Berlin, Lisboa, Londres y Milán, a medida que las restricciones cesaron, el uso del transporte público se incrementó lentamente.

En el caso puntual de Argentina, encuestas realizadas a nuestros usuarios aseguran que el 57% ha cambiado drásticamente la forma de trasladarse, lo que nos da la pauta de que esto podría perdurar en el tiempo. Por un tema monetario, el transporte público continuará siendo esencial en la vida de los trabajadores, pero nuestra experiencia actual nos indica que las personas están buscando cada vez más alternativas a él, lo que se ha traducido en un incremento del uso de las plataformas de movilidad. Es por esto, que para entender el futuro de la movilidad y descifrar de qué forma los ciudadanos se moverán, es importante no pensar todo de forma binaria, el gran beneficio de aplicaciones como la nuestra es la flexibilidad de usos que ofrece a los usuarios ya que, por ejemplo, mientras algunos pasajeros que continúan utilizando el sistema de subtes y trenes, pueden cambiar el trayecto en colectivo hacia dichas estaciones por un viaje breve en Beat, otros pueden directamente optar por transportarse de forma individual y pedir un auto para la totalidad de su viaje, reduciendo así la exposición al contagio.

Ante el crecimiento y la expansión de servicios por parte de las aplicaciones de movilidad y el incremento del uso de las bicicletas como medio de transporte, y no solo recreativo, lo que sin dudas queda en claro es que estamos frente a un cambio de paradigma de la movilidad en el país.

(*) Patricia Jebsen: Gerente General de Beat en Argentina


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores