Fuerte incremento en la ocupación de centros logísticos en el mercado inmobiliario corporativo

Escribe Alejandro Badino, Gerente General de Colliers Argentina

El boom del e-commerce, las restricciones a las importaciones, la disponibilidad de centros logísticos a precios convenientes y la expectativa de una devaluación, contribuyeron a una mayor demanda de alquileres durante el primer semestre de 2021.

En un contexto que continúa siendo complejo, se puede decir que la actividad económica en Argentina es menos gravosa respecto del año anterior. Si bien muchas empresas siguen sin invertir y las oficinas aún no están siendo ocupadas en su totalidad, durante este primer semestre se ha observado una demanda histórica en la ocupación de los centros logísticos plasmada en una absorción neta de 241.000 m2 y una caída del índice de vacancia desde el 16% a un 6,6%, respecto al semestre anterior. Hay varios factores que influyen en este resultado: el impulso del e-commerce, las restricciones a la importación, la disponibilidad de centros logísticos con buenos precios y la expectativa de una devaluación que lleva al incremento de los stocks.

El mercado industrial está recuperando la demanda interna como consecuencia de la restricción a las importaciones y aparecen nuevas oportunidades en el sector. Un ejemplo, es el centro logístico de Falabella, desde donde se gestionaba la logística e-commerce de la empresa para todo el país. Este inmueble de categoría premium, actualmente está disponible tanto para la venta como para el alquiler y cuenta con 7 hectáreas de tierra y 21.000 m2 cubiertos en la zona norte del GBA. Además de las óptimas condiciones, este centro ofrece un nivel de mejoras que puede ser explotado al máximo por un futuro ocupante y la localización en términos de real estate es inigualable.

En el mercado de oficinas corporativas el índice de vacancia sigue en aumento y se posiciona como uno de los más altos a nivel histórico con un 16.5%. Debido a todos los cambios que ha atravesado el mercado por la pandemia de COVID-19, los espacios se están reconfigurando y es fundamental que cada compañía realice un análisis junto con su directorio para tomar decisiones en cuanto a su futuro.

Todavía falta, pero es ineludible el regreso a las oficinas con un régimen híbrido según lo defina cada organización. A estas alturas, algunas empresas han optado por procesos de relocalización en el segmento de oficinas corporativas. En Colliers trabajamos con nuestra unidad de workplace para ayudar a nuestros clientes a encontrar el equilibrio entre la arquitectura y los recursos humanos. Nuestro desafío es definir el espacio necesario para el negocio, pero también la funcionalidad eficiente del mismo.

(*) Alejandro Badino: Gerente General de Colliers Argentina


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores