Cinco tendencias de la inteligencia artificial en 2022

Escribe Fredi Vivas, CEO de RockingData

La pandemia aceleró la adopción de tecnologías disruptivas como ningún otro evento en la historia de la humanidad. Y si hablamos de tecnologías disruptivas, hablamos necesariamente de inteligencia artificial.

Hoy la inteligencia artificial no sólo recomienda series en Netflix y canciones en Spotify, sino que también escribe prólogos de libros –lo digo por experiencia–, redacta notas que vemos publicadas en internet, detecta cantidad de casos de covid que pueden ingresar dentro de dos semanas a un sanatorio y puede identificar casos de potencial deserción escolar en un adolescente.

¿Hay algo más después de todo esto? La respuesta es sí. Esto recién empieza. A continuación, algunas ideas de cómo la IA puede definir el 2022.

Data boom: Si la pandemia generó la reducción de los flujos de comercio, dinero y personas alrededor del mundo, con igual fuerza expandió los flujos de data. Se calcula que el tráfico de datos en internet durante 2022 superará a todo el tráfico de datos desde los inicios de internet a 2016. Más datos es igual a mayor posibilidad de implementación de algoritmos en distintas áreas y con mayor calidad. Según un estudio desarrollado por IBM Watson, en Argentina más del 60% de las organizaciones se encuentran en fase exploratoria buscando incorporar inteligencia artificial a alguno de sus procesos.

Salud 4.0: Los sistemas sanitarios de todo el mundo fueron puestos en la mira de ciudadanos y gobiernos en los últimos dos años. Especialmente en países en vías de desarrollo, la necesidad de optimizar recursos es un hecho. Así como también lo es la creciente implementación de modelos predictivos que usan inteligencia artificial con ese propósito. El uso de IA permite una atención más personalizada, una mejor gestión de los recursos sanitarios logrando predecir con alto grado de exactitud pacientes que llegarán en las próximas dos semanas con una determinada enfermedad, o los días en que se cancelarán más turnos.

Educación 4.0: Si hay otra área que sufrió importantes transformaciones durante la pandemia es la educación. En todos sus niveles. La virtualidad primero y la hibridez después llevaron tecnología a un sistema que, en su mayoría, se resistía a incorporarla. Una de las tendencias que esperamos para 2022 es el crecimiento en la adopción de LearningAnalytics, permitiendo experiencias educativas más personalizadas, a medida y basadas en datos, conjugando la dimensión presencial con la virtual. En países en vías de desarrollo, una de sus grandes aplicaciones tiene que ver con detectar alumnos con riesgo de deserción, o realizar sugerencias de contenidos a medida.

Alta demanda de profesionales: El aumento en la adopción de algoritmos, y su extensión en distintos sectores de las organizaciones ya está generando una gran demanda de nuevos profesionales reconvertidos en el área de datos. Incluso, en algunas organizaciones, esto implicará crear equipos enteros de datos. No por nada Harvard Business Review definió la profesión de científico de datos como “la más sexy” del siglo XXI. Lo más interesante es que los perfiles necesarios son muy variados: desde ingenieros hasta comunicadores. Pero todos tienen algo en común: especializan y orientan su profesión hacia el desarrollo de un data mindset, pensar en preguntas que puedan responderse con datos.

Gobernanza de los datos y la IA: Internet, las redes sociales e incluso las criptomonedas evolucionaron en sus primeros años con un espíritu descentralizador, y más allá del control de los gobiernos. En el mundo de 2022, esta idea inicial se vuelve cada vez más difícil de sostener. Una de las tendencias en grandes países emergentes como China, Arabia Saudita e India es bloquear el cruce de fronteras de datos imponiendo regulaciones cada vez más restrictivas. El gran desafío es brindar seguridad a usuarios y gobiernos sin restringir su uso y distribución.

(*) Fredi Vivas: CEO de RockingData






Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores