El teletrabajo y las empresas: lo que llegó para quedarse

Escribe Guillermo Bracciaforte, COO y Cofundador de Workana

La situación de pandemia mundial fue un acelerador de la digitalización de las sociedades, donde la tecnología irrumpió en el día a día de las empresas y las personas. Sin duda nada volverá a ser igual y se perfila un nuevo futuro en el plano laboral.

El trabajo remoto existe porque la tecnología lo hace posible, y la apropiación de los usuarios lo potencia. En un contexto globalizador, de transformación tecnológica e innovación digital, se generan condiciones propicias para desarrollar trabajos de estas características, pudiendo conectarse clientes y freelancers desde distintos puntos del planeta y desarrollar propuestas desafiantes y creativas. Esta teoría fue puesta a prueba durante la pandemia y quienes lo hayan experimentado saben que es posible. Desde Workana creemos que después de esta pandemia la contratación de freelancers va a aumentar porque ya no será necesario explicar a las empresas que sí se puede trabajar desde casa y contratar a distancia. Ésta ya será una realidad, el nuevo normal. Para comprobarlo, ya notamos un aumento en la búsqueda de freelancers en España, donde ya empezaron a flexibilizar el lockdown.

Esta claro que las empresas deberán continuar preparándose para trabajar seguramente en esquemas mixtos que permitan equipos de trabajo remoto permanente o por proyectos, según las necesidades y la nueva realidad del mercado donde operan. La contratación de freelancers es una de las soluciones que pueden usar para brindar más agilidad y efectividad a sus equipos internos, que muchas veces necesitan delegar tareas o lidiar con un gran volumen de trabajo para el cual no están preparados. Desde las áreas de recursos o capital humano, son muchas las acciones que se deben seguir realizando para dar una salto que cierre el gap entre el trabajador y el trabajo. Las empresas más bien preparadas para el futuro del trabajo son las que brindan autonomía y libertad a sus empleados, las que descubrieron que los mejores resultados son conquistados cuando sus equipos están felices y libres para usar toda su creatividad.

Tenemos la oportunidad de transformar el mundo del trabajo, brindando autonomía, desarrollo e igualdad de oportunidades donde estén los trabajadores, por eso los invito a aprender de esta coyuntura y trabajar en desarrollar lo que será el trabajo del futuro. Para dar el primer paso, pueden responderse a sí mismos las tres preguntas iniciales y evaluar cuán preparadas están sus empresas para el trabajo remoto y sobre qué áreas aún deben trabajar para entrar en la “nueva normalidad del trabajo”:

  1. ¿Cómo se encuentra mi empresa en relación a la Transformación digital? Según el reporte de Workana 2019, prácticamente la totalidad de los consultados (98,6%) cree que las transformaciones tecnológicas generarán escenarios positivos para su trabajo en el futuro.
  2. ¿Están los equipos internos preparados para transitar un cambio? Es importante la preparación hacia el interior de los equipos, estos procesos de transformación requieren capacitación y desarrollo de los RRHH de forma planificada y de cara al futuro luego de que la pandemia pase. Además delinear si el equipo completo se transformará a trabajo remoto o si este equipo trabajará con otro que se encuentre en esa modalidad, hay muchos modelos para implementar de acuerdo a las necesidades de cada organización.
  3. ¿Qué tecnología debo incorporar? ¿Para qué? Todo lo que haga debe poner a la innovación al servicio del trabajo y allí diseñar cómo se requiere trabajar de cara al futuro. Podemos trabajar con el mejor capital humano gracias a la tecnología, solo se trata de hacer el cambio.

Sin duda, el coronavirus generó una nueva dinámica en las empresas y el teletrabajo llegó para quedarse, volviéndose algo totalmente normal, incluso post-pandemia. Creemos que hay un nuevo horizonte para el futuro del trabajo que pasa no solo por la necesidad de flexibilidad de oficina (home office), sino por la necesidad de poder trabajar desde cualquier parte, siendo esta la “nueva norma”.

(*) Guillermo Bracciaforte: co-fundador de Workana


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores