¿Cuál es el papel de la tecnología en el aprendizaje en tiempos de pandemia?

Escribe Richard Delgado, director regional de Oracle Academy para América Latina

Casi todo el mundo puede afirmar que ha tenido profesores en su vida, que enseñan, dan ejemplo y presentan un mundo nuevo más allá del aula. Esta importantísima figura es uno de los motores que definen el futuro de una sociedad, y ha sido desafiada, a lo largo de los años, a innovar la forma de enseñar, utilizando herramientas y encontrando oportunidades en las condiciones más adversas.

Un ejemplo de las impredecibles adversidades que surgieron a partir del nuevo Covid-19, fue el cierre de escuelas en la región latinoamericana. Este evento impactó la formación de más de 137 millones de niños y adolescentes, según datos de UNICEF, desde el inicio de la pandemia, estos estudiantes ya han perdido una gran cantidad de jornadas escolares (174) en comparación con el resto del mundo. Esto influye directamente en la enseñanza y el desempeño de los niños y adolescentes, especialmente los más pobres, ya que muchas escuelas no contaban con la infraestructura adecuada para ofrecer clases a distancia. Incluso cuando esto fue posible para la escuela, muchos jóvenes no tenían equipos ni acceso a la red.

Ante este escenario, muchos docentes se vieron obligados a repensar sus metodologías, enfrentando los desafíos - y oportunidades - que puede traer el uso de la tecnología. Sin embargo, la falta de una formación adecuada centrada en el área o de la enseñanza a distancia puede perjudicar la experiencia del aula, aunque sea virtual. Para afrontar este reto, es necesario reinventar la educación, adaptar y apoyarse en las herramientas digitales para facilitar esta nueva dinámica en la que se desarrolla el aprendizaje a distancia.

En este sentido, las alianzas entre instituciones educativas y organizaciones son fundamentales para impulsar estas transformaciones y lograr llevar a docentes y estudiantes al centro de una experiencia tecnológica. En Oracle tenemos Oracle Academy, un programa que ya ha impactado a millones de estudiantes en todo el mundo y cuya misión es promover la educación informática a nivel mundial en escuelas secundarias, escuelas técnicas y universidades. Actualmente, hay miles de instituciones activas y decenas de miles de docentes en el programa en América Latina, que brindan recursos y una amplia gama de herramientas educativas, que incluyen currículo, recursos de aprendizaje en el aula, software, tecnología en la nube y entornos de práctica.

Es importante promover iniciativas que aseguren que los estudiantes tengan un camino exitoso, ya sea en la universidad, en estudios de posgrado o en el mercado laboral. Para apoyar esto, los docentes son actores clave y por eso tienen la responsabilidad de estar al día con las nuevas tecnologías y software, y con las innovaciones que están en constante cambio, con el objetivo de compartir esta información para que los estudiantes estén preparados para el futuro.

La prueba de que esta asociación e inversión en la formación del profesorado es relevante son los resultados que se han evidenciado. En Colombia, por ejemplo, Oracle Academy firmó un convenio con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones para ayudar a los profesores y 100.000 jóvenes del país a adquirir habilidades tecnológicas esenciales para la Industria 4.0. La agenda incluye lenguaje de programación Java, inteligencia artificial, aprendizaje automático, Internet de las cosas y realidad aumentada.

Por otro lado, en la Unidad de Tecnología y Servicios Industriales de Secundaria (UEMSTIS), en México, se incorporaron al programa más de 400 instituciones para seguir impulsando la educación en computación en la región. Este convenio beneficiará a 456 escuelas, 168 Centros de Estudios de Tecnología y Servicios Industriales (CETIS) y 288 Centros de Licenciatura en Tecnología y Servicios Industriales (CBTIS) en el país.

La educación es cambiante y demuestra que, incluso en situaciones adversas, se acopla al escenario y lo convierte en una oportunidad. En tiempos de pandemia, la tecnología es la clave que actúa como democracia para la educación, llevando información a los hogares y superando las barreras físicas que nos impuso el Covid-19. Por ello, es fundamental trabajar arduamente por promover programas educativos más variados que despierten en interés por la tecnología en los estudiantes y que actúen como guía para un camino de aprendizaje y que proporcionen insumos para que las mentes creativas creen cada vez más innovaciones. Al reinventar la educación, es posible promover nuevas experiencias no solo para los estudiantes, sino también para los profesores.

(*) Richard Delgado: Director regional de Oracle Academy para América Latina


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores