Cómo la Ley del Conocimiento es una oportunidad de negocios para la Argentina

Escribe César Camusso, Country Manager de Softtek Argentina

En medio de las complejidades que presentó la pandemia, no tuvimos tiempo de celebrar la importancia que tuvo -y tiene- la aprobación de la Ley de Economía del Conocimiento (27.570) y su estímulo a las iniciativas y actividades vinculadas a la tecnología, digitalización de la información y la utilización del conocimiento para la producción de bienes, servicios o procesos de mejora.

Para los que estamos involucrados en el sector IT esta ley es muy importante ya que ayuda a las empresas a disponer de recursos para la innovación y mejorar las soluciones que llevamos al mercado. Además, aporta en la formación e inclusión de personas a la industria que tanta falta hacen.

También, brinda oportunidades para que los profesionales actuales dispongan de más inversión en capacitación y para que aquellas personas que actualmente no tienen la posibilidad de trabajar, se las forme y se las incluya en una industria que está creciendo exponencialmente. Sumado a esto, la ley aporta mucho para la transformación digital de las empresas, algo realmente necesario para no quedar un paso atrás en el mundo.

La normativa también busca que las empresas alcanzadas cuenten con un marco tributario que les permita competir globalmente, duplicando en 10 años su cantidad de empleados y multiplicando las exportaciones para que alcancen los US$ 15 mil millones en 2030 aproximadamente, según datos Argencon, una entidad que nuclea a empresas prestadoras de servicios de todos los verticales de la Economía del Conocimiento.

Cabe indicar que las actividades relacionadas con la economía del conocimiento sonlas más dinámicas de la economía nacional: entre 2007 y 2017 generaron 65% más empleo que en el resto de los rubros productivos y sus operaciones crecieron 70% (frente al 12% general). En el país el sector es el tercer complejo exportador, con ventas por alrededor de U$S 6.000 millones al año. Además, genera 250 mil puestos de trabajo, con salarios promedio muy por encima del resto de la economía (35% más altos).

Como comentaba anteriormente, la ley está asociada directamente a la generación de empleo. Actualmente las organizaciones del sector emplean a 215 mil personas, y quedan unos 15 mil puestos sin cubrir por falta de talentos, con lo que estamos ante un sector donde hay pleno empleo y reales oportunidades de desarrollo profesional para los perfiles especializados. Y su productividad tiene un impacto federal ya que todas sus actividades vienen creciendo en distintas regiones del país.

De ahora en más las pymes y emprendedores que apunten a la innovación tecnológica contarán con un marco tributario alentador. Con la reconocida calidad de los recursos humanos argentinos, se abre una esperanza de transformar al país en una plataforma mundial para los servicios basados en el conocimiento.

(*) César Camusso: Country Manager de Softtek Argentina




Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores