Con el retiro de Bill Gates, concluye una era de la industria IT

Tras 33 años a cargo del destino del gigante del software, hoy abandonará la empresa que fundó en 1975. "Voy a extrañar trabajar acá", dijo

El día de hoy no pasará desapercibido puertas adentro de Microsoft. Será el principio de una nueva era dentro del gigante del software. Una era sin Bill Gates, quien deja su cargo de presidente para dedicarse a tareas humanitarias. Se trata de un hombre que no admite medias tintas: es admirado por empresarios, programadores e incluso miles de personas que no pertenecen al mundo tecnológico, pero también es criticado con el mismo afán por la manera de hacer negocios que caracterizó a su gestión.

Gates empezó a programar cuando tenía 13 años

Más allá de sus virtudes y defectos, no caben dudas de que marcó el rumbo no sólo de su empresa, sino de gran parte de la industria IT durante las últimas décadas.

Con 52 años y una fortuna estimada en 58 mil millones de dólares, este verdadero gurú informático de finales del siglo XX y principios del XXI afirmó sentirse tranquilo y satisfecho con la idea de su retiro. "Alcanzamos realmente el ideal de lo que queríamos que se convierta Microsoft".

A lo largo de este día, está previsto que Gates deje formalmente su cargo en manos de su mano derecha, el CEO Steve Ballmer. Este acto será seguido con sumo interés, a través de Internet, por los 90.000 empleados que tiene la compañía alrededor del mundo. "Voy a extrañar trabajar acá", expresó a distintos medios durante esta semana. No obstante, seguirá ligado al gigante del software, ya que será presidente de su Junta Directiva.

Según el periódico online Guardian, quien actualmente ocupa el tercer puesto del ranking de los hombres más ricos del mundo, detrás de Carlos Slim y Warren Buffet, tiene planeado viajar a los juegos Olímpicos de Beijing (China) y se tomará unas breves vacaciones. Luego, abrirá una oficina en Seattle para encarar nuevos desafíos en temas médicos, biológicos y ambientales, desde la Fundación Bill y Melinda Gates.

No se trató de una salida abrupta, sino de un proceso lento y gradual de casi dos años de duración. Y muchos analistas coincidieron en que tomó la determinación en el momento correcto, dado que se duda si la compañía podrá mantener en los próximos años su lugar prominente. Hace más de una década que no lanza un producto revolucionario, y la antorcha de la innovación la heredó Google.

Peldaño a peldaño

Bill Gates creó Microsoft en 1975 junto a Paull Allen, un compañero de la Universidad de Harvard. Instalados en Albuquerque (Nuevo México), comenzaron escribiendo programas básicos de computación. Cinco años más tarde, tras haberse mudado a Seattle, pegaron el gran salto al llegar a un acuerdo para proporcionar sistemas operativos a IBM.

En repetidas ocasiones, el gigante informático fue acusado por prácticas desleales por parte de asociaciones empresarias, ONGs y organismos gubernamentales. "Él es un hombre que puede ser calculador, certero y brutal", expresó el escritor Marc Aronson, autor de un libro sobre Bill Gates que saldrá próximamente a la venta. "Por otra parte, ha creado algo increíble".

El año 2000 marcó un punto de inflexión para Gates. Luego de que un juez de Estados Unidos calificara a la empresa de "poco confiable" y que la Comisión Europea le impusiera una multa, su reputación empezó a mermar. Desde entonces, invirtió tiempo, y mucho dinero, para revertir su imagen y reinvertarse a sí mismo como un filántropo.

Con la colaboración del inversor Warren Buffet, que aportó 30 mil millones de dólares, desde su Fundación impulsó distintos programas para el cuidado de la salud y mejorar la educación y agricultura en distintos países. Además, fue nombrado en 2005 como "Hombre del año" por la revista Times.

Por su parte, Michael Gartenberg, analista de tecnología en Jupiter Research, dijo: "Bill básicamente empezó y redefinió toda la industria, y luego salió de ahí para definir la filantropía. Pero el verdadero reto será a dónde se dirigirá Microsoft".

Con la salida de Bill Gates, no sólo se modifica el panorama interno del Rey del software, también termina la era en la que un sólo hombre marcó el camino y dirigió el destino de gran parte del mundo IT. Habrá que ver si en los años venideros alguien logrará hacerse de una posición similar y actuar de faro guía para adentrarnos en una nueva era tecnológica.

Si queres ver cómo habría sido el último día de Bill Gates en Microsoft, hacé clic acá.


Más información: www.microsoft.com.




Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores