Daniel Gutierrez en PulsoIT: "El desafío es dimensionar la evolución de esta nueva sociedad"

El Vicepresidente de Stylus opinó sobre el momento complejo que vive el mercado IT en el país

Ayer comenzó una nueva edición de la expo PulsoIT -esta vez de manera virtual-, organizada por la Cámara Argentina de Distribuidores Mayoristas de Informática, Productores y Afines (CADMIPyA) (ver tambiénFederico Freitag en PulsoIT 2020: "Tengo el sueño de hacer Mini Pulsos IT en el país").

Hasta el 22 de octubre el evento será una vez más el punto de encuentro de la industria IT, aunque ahora no sólo para la Argentina sino para todo el Cono Sur. Y tal como suele ocurrir, PulsoIT llega en un contexto desafiante, entre nuevas medidas para la compra de dólares, para importar y los vaivenes de la demanda tecnológica, pandemia de por medio.

Y en este marco, con el envión de la expo y su misión de ser un punto de encuentro de la industria IT, el mayorista IT Stylus decidió reunirse virtualmente con sus principales clientes y abrir el juego a preguntas y respuestas para compartir conclusiones e incertidumbres sobre el impacto de la pandemia y la realidad económica de la Argentina.

- ¿Cómo definirías el momento que hoy está viviendo el sector IT en Argentina?, preguntó CanalAR a Daniel Gutierrez, vicepresidente de Stylus, empresa que ocupa la Secretaría tanto de CADMI.

- Es un momento extraño. Frente a otras industrias IT está mucho mejor. El quedarse en casa potenció la demanda de productos de IT y comunicaciones para consumo, por la necesidad de conexión inédita que se dio y aun se da en la pandemia. La falta de viajes además cercenó la compra hormiga de los consumidores que podían viajar y traer sus equipos potenciando ese boom. Ahora este proceso es el opuesto en las empresas. Salvo contadas excepciones, las empresas enviaron a la gente a sus casas con lo cual se generó una gran caída de ventas en ese segmento habida cuenta del material ocioso que pudieran tener. Salvo aquellas que al no tener a sus empleados con perfiles remotos previos y herramientas, tuvieron que salir a buscarlos, trataron de darle herramientas con lo que tenían a mano cortando presupuesto en ese sentido que se invirtió en mejorar enlaces y robustecer servidores y almacenamiento. La otra gran limitante que tenemos es por el lado de la oferta. Todo el mundo demanda este tipo de productos, no solo la Argentina, y la pandemia cerró muchas fábricas por algún tiempo con lo cual las ordenes de compras solicitadas se fueron cumpliendo muy parcialmente, a lo que se le agregó una logistica mucho más complicada y lenta que en la situación previa, generando desabastecimientos y quiebres de inventario frecuentes.

- ¿Cuáles son las principales dificultades y las principales oportunidades que creés que existen hoy?

- Hoy en día, la necesidad de equiparse fue disminuyendo, si bien los faltantes en el mercado siguen existiendo y la demanda insatisfecha perdura, a lo que se suma la incertidumbre cambiaria. Los requsitos para los pagos de importaciones y una menor fluidez en las autorizaciones de licencias no automáticas, que justamente tienen estos productos tan necesarios hoy. Estos problemas generan faltantes de mercadería que de otro modo podría venderse aun más. Respecto a las oportunidades, siguen todas abiertas. La necesidad de tecnología se ha acentuado y junto con ello la cantidad de tiempo y funciones que le damos hoy a las computadoras y celulares. Este incremento de uso nos propone actualizar equipos para poder contar con más velocidad o funcionalidad que nos permita tener mas productividad. Sin dudas se ha avanzado en el uso de la nube pública y de las aplicaciones que trabajan sobre ella, lo cual genera demanda importante en los rubros que atienden estas necesidades como ser además de los dispositivos móviles, la infraestructura necesaria para la interconexión de los mismos. La industria 4.0 se adelantó cinco años y hoy ya es una realidad palpable, en un mercado que aun no estaba preparado a semejante aceleración. Todo lo que atienda estas necesidades es una gran oportunidad.

- ¿Cómo creés que evolucionará este mercado en los próximos meses?

- Va a depender mucho de a qué tipo de "nueva normalidad" vamos a acceder. Generalmente a un boom de demanda sobreviene una meseta cauta por muchos factores y en este caso incluso factores que antes no se consideraban, como la duración en sí de la pandemia, la aparición de las posibles vacunas y la evolución de la economía real tan golpeada por el desafio económico que enfrentábamos previamente, a lo que se le sumó una cuarentena cuyo significado se quedo muy corto. Estamos ante un escenario inexplorado, me queda claro que la tecnología va a ser una herramienta indispensable hacia el futuro, pero establecer cuál será el mercado está hoy más para un adivino que para un analista.

- ¿Cómo ves que el canal se está transformando debido a los cambios que introdujo la pandemia en la gran mayoría de las industrias?

- Los cambios son muy grandes, desde la disminución de la atención telefónica "vocal" que ya se venía dando en favor de medios electrónicos puros, hasta la increíblemente veloz adopción de los cheques electrónicos. Ni que hablar de la obviedad que significa la videoconferencia frente a la reunión presencial. El fenómeno de crecimiento de herramientas como Zoom que multiplicaron su cantidad de clientes en escalas impensadas es una gran muestra de ello siguiendo la línea de una gran migración de lo virtual a lo real que ya se confunde y no hace fácil distinguir dónde está realmente tu interlocutor: hoy hasta se transmiten partidos de futbol virtualmente con el relator trabajando desde su casa, y no en el lugar del evento, y la diferencia es nula, cosas impensadas. La tendencia a la hiperconexión y el trabajo on-line con los canales genera una mayor apertura y complementación con los mismos en una estructura mucho mas colaborativa que comercial pura. Cada vez más el mayorista está entregando físicamente el producto al consumidor final, dejando al revendedor el asesoramiento y la venta comercial. Esta tendencia se potencia en la hiperconexión y el trabajo colaborativo se ve ya en todas las industrias. Un claro ejemplo es la atención medica post pandemia, casi toda la atención rápida salvo emergencias se está migrando o se migró a online. El médico atiende la consulta por video llamada, arma la historia clínica e incluso envía las recetas para la compra de medicamentos online que a su vez se envía a la farmacia del mismo modo para recibir todo en tu casa. Es un buen ejemplo de cómo algo que se venía desarrollando lentamente se implementó de golpe y estos cambios, como todo ciclo, requieren más hardware o hardware más nuevo y potente que permita una prestación eficaz. Otro buen ejemplo son los sistemas de monitoreo remoto, sean alarmas o cámaras para poder controlar lo que se hace sin estar en lo presencial, minimizando el personal en planta y mejorando la eficiencia a la vez al darle mas inteligencia a la producción via sensores y big data. Los ejemplos abundan, lo que es difícil de dimensionar es la evolución de esta nueva sociedad que quizás esté experimentando en un año cambios que de otro modo hubieran llevado quizás una generación. Éste creo que es el mayor desafio para todos.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores