Desarrollo de software: ¿recurso interno o Software Factory?

Escribe Agustín Fazio, Director comercial de ASAP Consulting

Ante las constantes actualizaciones de las tendencias y un mercado feroz, las empresas deben trabajar para mantenerse competitivas. Según la Cámara de la Industria Argentina del Software, el déficit de programadores es de alrededor de 15.000 puestos anuales sin cubrir.

La transformación digital y su consecuente necesidad de actualización, demanda recursos tecnológicos que no todas las compañías poseen. Por este motivo, cuando necesitan desarrollar un software es fundamental decidir si la mejor opción es: Aumentar el equipo interno para llevar a cabo el proyecto de manera independiente o acudir a una Software Factory, solicitando un desarrollo llave en mano.

Colaboradores capacitados


Hoy en día uno de los mayores desafíos que enfrentan las organizaciones es consolidar equipos con profesionales calificados para desempeñar sus tareas. Si nos concentramos en el desarrollo de software, veremos que el reto es aún mayor; sólo el 65% de los trabajadores de este rubro tienen formación académica o experiencia comprobable.

Las nuevas tecnologías requieren personal actualizado y altamente capacitado. El problema radica en el tiempo que demanda una correcta selección de recursos. Sumar nuevo personal implica: la búsqueda de candidatos y pasar por el período de selección hasta su efectiva incorporación.

A la vez, en un mercado de alta demanda, contener y retener a los talentos es fundamental. Para lograrlo la formación continua es una de las claves, ya que asegura que todo el personal obtenga las skills técnicas necesarias para desarrollar sus actividades y se mantenga motivado con su crecimiento personal.

Por último, otro aspecto necesario es el trato cercano hacia el personal. Tanto la organización como los colaboradores deben encontrar un alto nivel de relacionamiento para manifestar sus inquietudes y necesidades.

En resumen, esta opción es ideal para las empresas que están por dar inicio a un proyecto de expansión y necesitan conformar equipos competentes para poder ejecutarlo. La desventaja es el tiempo con el que cuentan para llevarlo a cabo.
  • ¿Cuántos días lleva la entrevista?
  • ¿Y si los colaboradores seleccionados no resultan ser lo que prometían?
  • O aún peor ¿Y si se deciden por otro puesto laboral?

Todas estas dudas hay que tenerlas en cuenta para hacer una análisis de qué tan beneficioso podría ser tomarse el tiempo de buscar personal.

Delegar el desarrollo del software


El proceso habitual para la creación de un software consta de una reunión inicial donde la organización manifiesta el tipo de desarrollo que necesita y el tiempo que tiene para este proyecto.

A continuación, la empresa que evalúa y cotiza dicho proyecto debe asesorar sobre la solución más eficiente y entregar un documento que incluya el alcance, los tiempos y los costos en los que se incurrirá para finalmente alcanzar el resultado solicitado por el cliente.

El modelo de Software Factory cuenta con todos los profesionales que este proceso requiere y con un continuo esquema de capacitación para ellos, logrando de esta manera mantenerse actualizados en las tecnologías actuales.

Suele ser un equipo que cuenta con distintos roles y la capacidad de abordar toda clase de proyectos. Así, puede orientar al cliente que no tenga todos los lineamientos definidos antes de comenzar el proyecto.

Para estos desarrollos, por lo general se usan metodologías ágiles, cuyo mayor beneficio es el dinamismo en la entrega de los resultados. Al dividir el proceso en etapas y ver resultados parciales, la organización puede acceder a entregas incrementales cada un determinado período de tiempo, hasta completar el producto final.

Por lo tanto, al elegir el modelo de trabajar con una Software Factory se obtiene los siguientes beneficios:
  • Contar con todos los perfiles dentro de un mismo servicio.
  • No se debe tener el 100% del road map para iniciar el proyecto.
  • Tiempos y costos definidos desde el inicio.
  • Ver entregas incrementales del producto.
  • Obtener un producto terminado sin tener que disponer del total del tiempo operativo del área de IT.

En conclusión, en el contexto actual que demanda una rápida transformación digital, existen diferentes opciones en el mercado. Es por eso que se torna de suma importancia contar con el apoyo de una empresa que brinde una solución de software factory y que permita dar respuestas efectivas a las necesidades del negocio.

(*) Agustín Fazio: Director comercial de ASAP Consulting


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores